SEDE FINITA

I. El primero de Mayo de este año 2011, el jefe visible de la Iglesia beatificará a un hijo del Diablo.
II. En el mes de Agosto de este año 2011, el jefe visible de Iglesia va a Madrid a inaugurar el Día Mundial de la Juventud, donde habrá misas falsas y sacramentos falsos, música rock, droga y sexo.
III. En el mes de Octubre de este año 2011, el jefe visible de la Iglesia va a Asís a reunirse con los demás jefes de las religiones para rezar en común como si se tratara de Una Sola Iglesia Universal.

Todo esto, querido lector, ¿te parece propio de la verdadera Iglesia Católica Una y Santa que nos dejó Pío XII o te parece más bien propio de una esposa adúltera, infiel y traidora?

Contesto por ti. El alma de la Iglesia Católica es el Espíritu Santo. El alma de la Iglesia actual no es el Espíritu Santo. Por eso, en el primer caso, ella era aquello y ahora, en el segundo caso, ésta es esto. ¿Me entiendes?

Por otra parte, el jefe visible anteriormente mencionado, ¿crees tú que sea un verdadero Papa o un farsante impostor charlatán?

Contesto por ti. No puede ser un verdadero Papa… luego entonces, la Santa Sede ya no existe. Existe la Silla que fue de San Pedro ahora ocupada por un vulgar payaso igual que sus cuatro antecesores (Juan XXIII “El Porky”, Pablo VI “El Diablo”, Juan Pablo I “El Idiota” y Juan Pablo II “El Sexy”).

Para que me entiendas. Ya no hay Papa, ya no habrá Papas… la Sede Apostólica llegó a si fin. Es decir “SEDE FINITA”. Con Dios no se juega.

En Méjico tenemos un dicho: “Los perros a los quince días abren los ojos… los pendejos ¡nunca!”

El Patriarca de la Iglesia Bizantina tardó 52 años en medio-abrir los suyos. Acaba de emitir el siguiente comunicado. (¡Mejor tarde que nunca!)

“El Patriarcado Bizantino declara que la beatificación de Juan Pablo II es inválida; que Juan Pablo II se excomulgó a sí mismo de la Iglesia de Cristo por razón de su lance apóstata en Asís de abrir las puertas de la Iglesia al espíritu del Anticristo; y que Benedicto XVI, al seguir los pasos de su predecesor, también se excomulgó a sí mismo. En consecuencia, a partir del 1º de Mayo de 2011, la Iglesia se encuentra en un estado de Sede Vacante.”

Tal vez pasados otros 52 años más, el Patriarca Bizantino finalmente abra bien los ojos, y no a medias, y diga: “A partir del 10 de Octubre de 1958, la Iglesia se encuentra en un estado de Sede Finita.”

A continuación puedes ver al beatificado… *sentado en un trono en cuyo respaldo está esculpida una cruz al revés (la cruz de los brujos en la Edad Media); **abrazando un crucifijo con el palo transversal caído por los lados (formando el arco del primer jinete apocalíptico); y ***saludando desde el Infierno (con la joroba de Parkinson y el bastón con asidero de dos caras contrapuestas de perro). Así se las truenan estos malditos falsos Papas que han dado lugar a una malhadada Sede Finita, donde se acabó el Papado Católico, y junto con él el Vicariato de Cristo Nuestro Señor, y junto con él se inicia el término de la Historia de la Santa Iglesia Católica, la cual cede el lugar a la multitud de judíos recientemente convertidos a una Fe, como la que hubo hace 2000 años en Pentecostés, una Fe directa impartida por el Espíritu Santo.

De todas las pendejadas que hizo Juan Pablo II, la que sigue sobresale.

En el mes de Agosto de 1985, el viejo loco… ¡perdón!… S.S. el Beato Juan Pablo II fue a un bosque ubicado en Togo, África. Cuando llegó con su sonrisa pendeja de siempre, un brujo comenzó a invocar los espíritus con las siguientes palabras: “Poder del agua, yo te invoco. Antepasados, yo os invoco.” Entonces, el pinche brujo… ¡perdón!… S.S. el Beato Juan Pablo II mezcló agua con harina y esparció la mezcla por doquier, simbolizando con su acción que él compartía esa mezcla símbolo de prosperidad con sus ancestros. A su regreso a Roma, el Beato dijo a la Prensa que él estaba sumamente satisfecho de haber rezado con Animistas en el santuario y sagrado bosque del Lago de Togo.

La idolatría pagana ocurre no solamente cuando un hombre adora dioses falsos o ídolos, sino también cuando venera y honra a una criatura en lugar de Dios, trátese de dioses o demonios (por ejemplo, Satanismo), de poder político o económico, de placeres, de orgullo racial o nacional, o de antepasados. La idolatría, lógicamente, rechaza el Señorío Único de Dios Nuestro Señor Jesucristo con el Padre Eterno y en el Divino Espíritu Santo y, también lógicamente, conduce directamente a la incineración sempiterna en el Infierno.

Y ¿qué me dices del locote de Pablo VI quien en 1972 tuvo el cinismo diabólico de decir lo siguiente?: “Por alguna grieta ha entrado el humo de Satanás en el templo de Dios: hay dudas, inseguridad, problemas, intranquilidad. La duda ha entrado en nuestras conciencias, y ha penetrado por las mismas ventanas que debieron haber estado abiertas para la luz. Este estado de incertidumbre reina aún en la Iglesia misma. Se tenía la esperanza que después del Concilio habría un día de sol en la historia de la Iglesia. En cambio, hubo un día de nubes, de obscuridad, de búsqueda, de indecisión. ¿Cómo es que llegó a ocurrir esto? Os confiamos nuestro pensamiento: ha habido interferencia por parte de un poder adverso cuyo nombre es El Diablo.”

¡Vaya, vaya, vaya! Cuánta sinceridad burlesca y satírica. Este animal llamado Pablo VI dijo la verdad a medias. El humo de Satanás, efectivamente, se metió en la Iglesia. Lo que el pinche viejo no dijo es que fue él mismo en persona quien abrió las ventanas de la Iglesia para que se metiera. Fue él quien por una grieta en el templo de Dios introdujo el humo de Satanás para envenenar y hacer apostatar a la Iglesia. Todo lo demás es fantasía de mentes infantiles o de retrasados mentales.

EL DIABLO MONTINI
(“Fucking devil, man!”)
O sea, que fue Montini quien dejó entrar en la Iglesia por una grieta al Diablo, el cual se metió y se sentó en la silla papal. (“Fucking devil, man!”)

Para beatificar a Juan Pablo II, se inventó un falso milagro consistente en la curación de una monja de nombre Perica de los Palotes, la cual, invocando al Babas… ¡perdón!… a Wojtyla, quedó instantáneamente curada de la enfermedad de Parkinson. Bueno… así dice el cuento… ¡perdón!… el acta de beatificación.

Dejemos a un lado cuentos de hadas como ésos y fijémonos en un verdadero milagro, recordando que hoy, a falta de Iglesia Católica y de sacramentos válidos, es Nuestro Señor Jesucristo quien está actuando directamente sin intermediarios, con base en un mínimo que es la lectura de los Santos Evangelios y la lectura de los santos libros católicos de teología o de Catecismos católicos impresos antes del año de 1958.

“UN EGIPCIO ÁRABE MUSULMÁN MATÓ A SU ESPOSA PORQUE LA ENCONTRÓ LEYENDO EL EVANGELIO. ENTONCES DECIDIÓ NO TENER NADA QUE VER CON ELLA, NI CON SU DESCENDENCIA Y LA MATÓ Y SEPULTÓ EN UNA CRIPTA (COMO SE HACE EN EGIPTO). TAMBIEN SEPULTÓ EN LA CRIPTA A SU BEBÉ (NENA) RECIÉN NACIDA Y A SU HIJA DE 8 AÑOS VIVOS. QUINCE DIAS DESPUÉS DE LO SUCEDIDO UN TÍO, PARIENTE DE ÉL, FALLECIÓ DE CAUSAS NATURALES Y LA FAMILIA PROCEDIÓ A SEPULTARLO EN LA CRIPTA DEL MUSULMÁN. TUVIERON QUE ABRIRLA PARA PASAR EL CUERPO, CUANDO DESCUBRIERON A LA NIÑA Y AL BEBÉ Y ESTABAN VIVOS. LA POLICIA PREGUNTO A LA NIÑA ¿CÓMO HIZO PARA SOBREVIVIR 15 DÍAS ENCERRADA Y CON UN HERMANITA BEBÉ? ELLA RESPONDIÓ MUY NATURALMANTE: “UN HOMBRE QUE USABA ROPAS BRILLANTES Y TENÍA HERIDAS EN LAS MANOS VENÍA TODOS LOS DÍAS PARA ALIMENTARME Y SIEMPRE DESPERTABA A MI MAMÁ PARA QUE LE DIERA EL PECHO A MI HERMANITA”.”

No sabemos cómo Nuestro Señor actuó en el alma de esa mujer egipcia ni en el alma de esos niños egipcios, en forma directa y sin intermediarios, pero no sería herético ni blasfemo poder suponer que ella y ellos tuvieron pensamientos como los siguientes.

¡Santísimo Padre Eterno, Tú que me creaste… no sé cómo agradecértelo!
¡Divino Hijo Amado, Tú que me redimiste… no sé cómo agradecértelo!
¡Purísimo y Altísimo Espíritu de Dios, Tú que me perdonaste… no sé cómo agradecértelo!
¡Inmaculada Siempre Virgen María Madre mía, Tú que me amparaste… no sé cómo agradecértelo!
¡San Miguel Arcángel, Tú que me defendiste… no sé cómo agradecértelo!
¡San Gabriel Arcángel, Tú que me instruiste… no sé cómo agradecértelo!
¡San Rafael Arcángel, Tú que me curaste… no sé cómo agradecértelo!
¡Señor San José, Tú que me protegiste… no sé cómo agradecértelo!
¡Ángeles y Santos del Cielo, Vos que estuvisteis siempre a mi lado… no sé cómo agradecéroslo!
¡Ángel de mi guarda, Tú que jamás me abandonaste… no sé cómo agradecértelo!

En virtud de que la Sede está Finita, es cómo podemos explicarnos las siguientes anomalías anticatólicas.

a) La Nueva Misa de Pablo VI es una Misa Protestante inválida.
b) Las palabras de la consagración de la Nueva Misa de Pablo VI (1969) son las mismas palabras de Martín Lutero.
c) El ceremonial de consagración episcopal y sacerdotal de Pablo VI (1968) es un ritual anglicano inválido.
d) En todo caso, la Nueva Iglesia que se llama a sí misma católica, en realidad es una Iglesia Protestante Anglicana.

Y si bien es cierto que los Protestantes no rezan a la Virgen María ni a los santos, ni creyeron en la Presencia Real eucarística, ni rezan por las almas del Purgatorio, ni rezaron por el Papa… también es cierto que las siguientes anomalías anticatólicas son una prueba de que la Sede está Finita.

1) La misa es una misa anglicana, luterana, masónica y judía.
2) La intención del Bautismo en la Iglesia es una intención masónica.
3) Nuestro Señor queda excluido de la absolución en la Penitencia.
4) La consagración episcopal y la ordenación sacerdotal es anglicana.
5) La extremaunción es una oración de hospital por los enfermos del cuerpo.

Así, pues, como no hay ni habrá Papa que vigile, ordene y castigue, la Iglesia hace de las suyas y entonces ha tomado muchas cosas de los Anglicanos como las acabadas de mencionar. Es cierto que conserva algunas cosas católicas; pero aún éstas las ha deformado, de modo que la Iglesia, hoy, es una Iglesia con un poco de todo, es decir, que tiene algo de católica, algo de anglicana, algo de luterana, algo de masónica, algo de judía, algo de musulmana, algo de hindú, algo de pagana y algo de animista.

Mientras esto ocurre, tal como lo predijo San Pablo que iba a ocurrir (Epístola a los Romanos IX-XII), los judíos empiezan a convertirse. Hay uno inclusive que lleva el sobrenombre de Alexis en http://www.docteurangelique.forumactif.com, que tiene como siglas de identificación en el Foro las letras hebreas siguientes, las cuales significan « Yahshuah », es decir, “Y-H-Sh-W-H”, que en letras hebreas equivale a “Yahweh Salva” o “Salvación de Yahweh” o “Yahweh Salvador” y en cristiano castellano es el inefable nombre de Nuestro Señor “JESÚS”.

La conversión de los judíos hoy es consecuencia de la Apostasía de la Iglesia, así como la conversión de los no judíos al comienzo de la Iglesia fue consecuencia de la Apostasía de los Judíos con la Crucifixión. Podemos, pues, al respecto, puntualizar lo siguiente.
1) La Iglesia Católica como institución jerárquica ya no existe ni volverá a existir.
2) Existimos católicos aislados que supimos escapar del naufragio.
3) Nuestra fidelidad a la verdadera Iglesia Católica que corre desde San Pedro hasta Pío XII será premiada con gracias especiales.
4) En cuanto a las profecías de La Salette y del Papa León XIII respecto de Roma, son profecías respecto de la Iglesia toda, puesto que Roma es la diócesis sede y madre de todas las diócesis del mundo.
5) Al decir Roma, decimos Iglesia automáticamente.
6) Todo tiene su fin.
7) Así como terminó la Sinagoga de antaño así terminó la Iglesia de hoy.
8) Solamente Dios es Eterno. Solamente Dios no cambia.
Y no se crea que se trata de una crisis temporal de la Iglesia sino que se trata de la Apostasía del Fin de los Tiempos que predijo el Apóstol San Pablo en su II Epístola a los Tesalonicenses.

Sigo admirado de cómo el Patriarcado Bizantino de la Iglesia Católica Ucraniana tardó 53 años en quitarse las escamas de los ojos y así poder ver que el Papado de los últimos dos payasos, por apóstatas, es todo una farsa. Transcribo a continuación su Declaración de Excomunión del Papa Benedicto XVI y de Juan Pablo II.

“El Patriarcado Católico Bizantino en la autoridad del oficio apostólico y profético, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo obliga ante Dios a todos los católicos en la conciencia y promulga:
1) Beatificación del fallecido Papa Juan Pablo II no es válida.
2) El difunto Papa Juan Pablo II, según Gálatas 1,8-9, se excomulgó de la Iglesia de Cristo. La causa fue su gesto apóstata en Asís, por el cual abrió la Iglesia al espíritu del anticristo.
3) Mediante la beatificación del espíritu de Asís – el espíritu del anticristo – el Papa Benedicto XVI también se excomulgó de la Iglesia de Cristo.
Las consecuencias de la apostasía del Papa: Desde el 1 de mayo de 2011, la Iglesia se ha encontrado en un estado sedes vacantis. Ahora cada sacerdote está obligado ante los fieles a separarse del espíritu de Asís. Él ya no puede mencionar en la Santa Misa el nombre del apóstata Benedicto XVI, ni tampoco del obispo apóstata. Si permanece en la unidad con el espíritu de la apostasía, entonces, ya como un apóstata, celebra la Santa Misa inválidamente. El Patriarcado Católico Bizantino, está comisionado por Dios para proteger la doctrina ortodoxa de la Iglesia Católica, ahora también de la Iglesia Latina. Cuando sea elegida la jerarquía católica ortodoxa y el sucesor ortodoxo del Papado, sólo entonces el Patriarcado será destituido de este destino determinado por Dios.”

Luego, en http://www.angelqueen.org tardaron también más de 50 años en darse cuenta que la Nueva Misa Satánica de Pablo VI (promulgada en el mes de Abril de 1969) es la Abominación de la Desolación predicha por el Profeta Daniel en el Antiguo Testamento. A continuación transcribo libremente su declaración de cómo se les cayó la escama de los ojos a ellos también.

a. Las visiones de Daniel en los capítulos 7 al 12 se refieren todas al fin de los tiempos.
b. Esas visiones hacen referencia directa al Sacrificio, al Sacrificio continuo o perpetuo y a su profanación.
c. El único sacrificio al cual puede referirse Dios en relación con el fin de los tiempos es el Santo Sacrificio de la Misa.
d. El sacrificio es sustituido por algo que es abominable ante los ojos de Dios y que trae consigo una desolación, por lo cual ese algo se llama la Abominación de la Desolación.
e. El Concilio Vaticano II (1962-1965) cambió las leyes de la Iglesia en un período de tres años y medio, período exacto de tiempo textualmente citado por Daniel y aplicado al Anticristo.
f. El resultado de los cambios fue una Nueva Misa que coincide con la Abominación de la Desolación predicha por el Profeta Daniel.

Para entender la mentalidad de los enemigos de la Iglesia que la hicieron apostatar, conviene tener presente que existen hombres cargados de odio a lo divino. Su caso es parecido al de Caín quien odió a su hermano Abel porque éste fue acepto a Dios. Los Caín de este mundo de hoy odian a los cristianos amantes de Nuestro Señor Jesucristo y de la Santísima Siempre Virgen María quienes, aunque carecen de sacramentos, saben conservar las mismas características que tuvo el justo y santo Abel quien, de algún modo, podemos decir que fue el primer cristiano, puesto que la fe de Abel fue gozo, paciencia, amor, verdad, humildad, perseverancia y sumisión en todas las cosas a la voluntad de Dios. Por eso Abel está en la Gloria… en la bienaventurada vida eterna. [Cf. Linda Kimball, escritora norteamericana, en http://www.RenewAmerica.com] Ahora bien, si te preguntas sobre el por qué de ese odio, te diré que el Diablo odia a los humanos que se encuentran en camino de salvación, sea porque son puros y sin pecado, sea porque pecaron pero se arrepintieron e hicieron penitencia, ya que ellos llegarán a la Gloria que el Diablo y los suyos perdieron para siempre.

Por otra parte, es de todo punto necesario pertenecer a la Iglesia Católica de Pío XII. Solamente en ella está la salvación.

Lo que pasa es que la Nueva Iglesia Montiniana, representada por el falso Papado de las últimas 5 Ratas del Vaticano, ha hundido a la Iglesia al fondo de la Apostasía. Abajo puedes ver al primer jinete apocalíptico a la extrema derecha. Tal como lo vio San Juan en el Apocalipsis VI. Nota la corona blanca (mitra blanca) y nota el arco (el crucifijo con los brazos caídos) y nota el caballo blanco (el papamóvil).

Ahora bien, la Apostasía tiene su objetivo. Escuchemos la breve explicación que hace 25 años Franz Schmidberger nos dio al respecto: “El día 25 de Enero de 1986, Juan Pablo II hizo la invitación a todas las religiones para que se reunieran en Asís y rezaran juntas por la paz. Basta echar una ojeada a todo lo ocurrido durante los últimos tres años para ver lo cerca que estamos de establecer una Gran Religión Mundial presidida por el Papa, cuyo único Dogma es la libertad, la igualdad y la fraternidad de las logias masónicas.” Hoy, 25 años después, efectivamente, con la misma invitación que hace Benedicto XVI para el mes de Octubre de este año de 2011, es evidente que la Gran Religión Mundial presidida por el Papa es una realidad oculta presidida por Satanás.

En el mes de Agosto de 1985, Juan Pablo II estuvo en Casablanca, Marruecos, y, dirigiendo la palabra a unos jóvenes, les dijo que los cristianos adoran el mismo Dios que adoran los musulmanes. ¿Tú crees que Pío XII hubiera dicho lo mismo? Te digo que la Sede está Finita.

Si, pues, ya no hay ni habrá Papa Católico… si ya no hay ni habrá Iglesia Católica… entonces… ¿cómo puede la gente salvar su alma e ir a la Gloria de Dios? ¿Cómo puede la gente evitar ser ascua blasfemante en la imperecedera tormenta del fuego infernal?

Estoy convencido que el Señor, si Él quiere, puede bautizar o convertir o instruir inmediatamente a quien Él quiera, a quienquiera que sea, en donde sea y en cualquier tiempo, momento o instante que sea, aún estando ese cualquiera en el vientre de su madre como feto, o fuera de él como recién nacido, o como niño sin uso de razón, o como niño con uso de razón, o como joven, o como adulto, o como viejo o como anciano. Él hace las almas y las hace para su Gloria y Él puede llevar a su Gloria a quien Él quiera. Él mismo lo dice en el Santo Evangelio: “Amigo, yo no te hago agravio. ¿Qué no puedo Yo hacer con lo que es Mío lo que Yo quiera?”

En estos tiempos de la Gran Apostasía de la Iglesia y de las Naciones, totalmente desprovistos de la Gracia institucionalizada, Nuestro Señor Jesucristo mismo ―“YO ESTARÉ CON VOSOTROS HASTA LA CONSUMACIÓN DE LOS SIGLOS”― atiende el llanto espiritual de las almas que se creen abandonadas. Es un error fatal pensar que Él ha abandonado una sola alma. Él las creó y Él las cuida, una por una, hasta el final. Antes lo hacía por medio de Su santa Iglesia Católica. Hoy lo hace en persona, directamente, sin intermediarios, atendiendo a cada alma con el mismo Amor y cariño con que Él lavó los pies de sus apóstoles. Como Él mismo le dice a Su Divino Padre Eterno: “Para que no se pierda ninguna de las almas que me has dado.”

Ahora bien, hay una categoría de necios que todavía cree en la Evolución. Éstos tales rinden culto a una teoría contradictoria y absurda, en lugar de bendecir y agradecer la Bondad Santísima de Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo por su acto creador. Esta categoría de infames ateos malagradecidos no merece perdón, porque su pecado es contra la Santísima Trinidad creadora del Universo.

“En el principio crió Dios el cielo y la tierra. La tierra, empero, estaba informe y vacía, y las tinieblas cubrían la superficie del abismo: y el Espíritu de Dios se movía sobre las aguas. Dijo, pues, Dios: Sea hecha la luz. Y la luz quedó hecha. Y vio Dios que la luz era buena: y dividió la luz de las tinieblas. A la luz llamó día, y a las tinieblas noche: y así de la tarde aquélla y de la mañana siguiente, resultó el primer día.” [Génesis I, 1-5.]

Dios sabía lo que iba a suceder.
Sabía cómo Lucifer se iba a rebelar.
Sabía cómo Adán y Eva Lo iban a desobedecer
Y sabía cómo el pecado original se iba a generar.

Sabía cómo a Su Divino Hijo Lo iban a escarnecer.
Sabía cómo Lo iban a ultrajar.
Sabía cómo una corona Le iban a tejer
De espinas para con ella Sus sienes atravesar.

Sabía que a Su Amado Hijo Lo iban a deshacer.
Sabía que a Su Divino Hijo lo iban a descuartizar.
Sabía que de los altares Lo iban a desaparecer.
Sabía que Su Iglesia Lo iba a traicionar.

Sabiendo todo esto…

¿Cómo es que decidió de todos modos todo crear?

¿Sabes tú lo que es el Amor?
Si sabes es porque has amado.
Pero jamás podrás amar
Como ama Dios.
Porque Dios es Amor.

Si realmente pudiéramos entender hasta dónde Dios nos ama, al considerar nuestros pecados derramaríamos ríos de lágrimas de dolor y penitencia.

Pero la Iglesia tiene una meta. En eso consiste su traición. Establecerse como jefa de Una Sola Iglesia Mundial. Así lo analizó correctamente Franz Schmidberger cuando habló de una Gran Religión Universal presidida por el Papa. Y así lo predijo infaliblemente San Juan cuando dijo: “Vi después otra bestia que subía de la tierra, y que tenía dos cuernos, semejantes a los del Cordero, mas su lenguaje era como el del dragón. Y ejercitaba todo el poder de la primera bestia en su presencia, e hizo que la tierra, y sus moradores, adorasen la bestia primera, cuya herida mortal quedó curada. [Apocalipsis XIII, 11-12.]
Ante esta terrible realidad, algunos se refugian en la fantasía de que no es la Iglesia quien hace esto sino una secta. Me temo que quienes así piensan, sufren de esquizofrenia (enfermedad mental que consiste en identificar la realidad con la fantasía).

Tan es la Iglesia la que hace esto que San Juan la retrata muy bien de la siguiente manera: “Después de esto vi bajar del cielo a otro ángel. Era tan grande su poder, que toda la tierra quedó iluminada por su resplandor. Gritó con voz potente: « ¡Cayó, cayó la Gran Babilonia! Se ha convertido en guarida de demonios, en refugio de espíritus inmundos, en nido de aves impuras y asquerosas; porque con el vino de su prostitución se han emborrachado todas las naciones; los reyes de la tierra pecaron con ella, y los comerciantes del mundo se hicieron ricos con ella, pues era buena para gastar.»” [Apocalipsis XVIII, 1-3.]

Hasta Monseñor Marcelo Lafiebre se dio cuenta de esto. Comentando la primera reunión en Asís y hablando del que iba a ser Beato Juan Pablo II, Marcelo dice: «Y ahora, el 25 de enero de 1986, convoca a todas las religiones a reunirse en Asís en otoño para orar por la paz. “¿A qué Dios van a rezar, pues, los que niegan expresamente la divinidad de Nuestro Señor Jesucristo? Se configura allí una verdadera invocación del diablo.”»

Mutatis mutandis, hoy, 15 de Mayo de 2011, decimos lo mismo. En sólida y seca lógica, el Papa Rata Cantante XVI, este mes de Octubre que viene, en Asís, junto con otros jefes religiosos, se la va a pasar invocando al Diablo para que ya mande al Anticristo a gobernar el mundo.

El Papa León XIII, desde el siglo XIX, presentía esta Gran Traición. En su pequeño exorcismo que redactó dice lo siguiente: “Los más insidiosos enemigos han llenado de amargura a la Iglesia, esposa del Cordero inmaculado, le han dado a beber ajenjo, han puesto sus manos impías sobre todo lo que Ella tiene de más preciado. Han erigido el trono de abominación de su impiedad donde fue establecida la Sede de San Pedro y la Cátedra de la Verdad como luz para las naciones, de modo que, golpeado el Pastor, puedan dispersar la grey”. Hoy, esto es una realidad.

Un punto muy importante que manejaron los enemigos de Dios y de su Iglesia fue el de la Evolución mitigada, llamada Evolución Deísta. Con ella lograron convencer a las masas que Dios se valió del proceso evolutivo para crear lo que creó. Los que cayeron en la trampa impía, absurda, contradictoria y metafísicamente imposible demostraron ser malos hijos de Dios y comprobaron ser indignos de compartir el banquete celestial con Él. Prefirieron tener como sus antepasados corporales a un chimpancé y a una cerda del bosque que a Adán y Eva. Su blasfemia contra la Palabra Veraz de Dios Creador Todopoderoso no tuvo perdón.

“Formó, pues, el Señor Dios al hombre del lodo de la tierra, le inspiró en el rostro un soplo o espíritu de vida, y quedó hecho el hombre viviente con alma racional. Por lo tanto, el Señor Dios hizo caer sobre Adán un profundo sueño, y mientras estaba dormido le quitó una de las costillas y llenó de carne aquel vacío. Y de la costilla aquella que había sacado de Adán formó el Señor Dios una mujer: la cual puso delante de Adán.” [Génesis II 7, 21, 22.]

Son tan brutos algunos asnos que creen en la Evolución que dicen que, por ejemplo, el armadillo tardó solamente 300 millones años en transmutarse en una cebra; y que, en cuanto a las formas de transición, el mapache y el Pedodactylis fueron parte del proceso. Te digo que para burro no se estudia.

Es increíble la insolencia humana que pretende tener un conocimiento exacto de los Misterios Divinos. La Creación del Universo, desde la perspectiva de la Eternidad, abarca todo lo creado así como el tiempo en que fue creado todo. Por eso dice San Agustín que Dios hizo todo en un instante. Porque para Él, que es la Eternidad misma, todo fue creado en un instante; pero para nosotros, que somos creados en el tiempo, la creación de todo fue obra de seis días.

Nosotros, mejor, contentémonos con ponderar lo siguiente, puesto que lo que sigue tiene más sentido para nuestros cortos alcances. Millones de personas han visto Ovnis. ¿Tú crees que esos “Ufos” se van a pasar dando vueltas en la atmósfera como locos toda la vida? Piénsalo. ¿Recuerdas a los españoles de 1519, que viajaban en sus naves costeando Yucatán y Veracruz, hasta que llegó el día en que anclaron, se bajaron de los bergantines, pisaron tierra firme, entraron en territorio mexica y les dieron en la madre a los aztecas? Piénsalo.

Estos temas de conversación ―la Evolución, los Ovnis y la Apostasía de la Iglesia― de algún modo están relacionados. La Evolución hace creer en un mundo sin fin siempre evolucionando, los Ovnis hacen pensar en la probabilidad de vida civilizada en otros planetas y la Apostasía de la Iglesia hace pensar en un cambio religioso de la Humanidad hacia una Nueva Religión y un Nuevo Dios. No por nada el actual Estado de Israel es laico, es decir, ateo, porque deja las puertas abiertas a lo que la Judería Materialista Farisaica Rabínica Talmúdica Cabalista siempre ha deseado: convertir al Estado de Israel en la Sede de un Gobierno Mundial encabezado por el Anticristo.

“Y adoraron al dragón, que dio el poder a la bestia: también adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién hay semejante a la bestia?, y ¿quién podrá lidiar con ella? Diósele asimismo una boca que hablase cosas altaneras, y blasfemias, y se le dio facultad de obrar así por espacio de cuarenta y dos meses. Con esto abrió su boca en blasfemias contra Dios, blasfemando de su nombre, y de su tabernáculo, y de los que habitan en el cielo. Fuele también permitido el hacer guerra a los santos, y vencerlos. Y se le dio potestad sobre toda tribu, y pueblo, y lengua, y nación; y así, la adoraron todos los habitantes de la tierra: aquellos, digo, cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida del Cordero, que fue sacrificado desde el principio del mundo.” [Apocalipsis XIII, 4-8.]

Tú crees que estamos jugando ¿verdad? Te equivocas. Nuestra infidelidad para con Cristo Rey a través de los siglos ha provocado situaciones devastadoras. Por ejemplo, la Revolución Francesa fue toda una masacre de la nobleza francesa católica. ¿Por qué? Porque el rey Luis XIV no le fue fiel Cristo Rey. He aquí un poco de historia.

Cristo Dios Nuestro Señor, en 1689, a santa Margarita María de Alacoque le dijo que Él quería que Su Sagrado Corazón reinara en el palacio del rey, que se pintara en sus banderas y que se grabara en su escudo de armas, para que así Él le diera la victoria sobre todos sus enemigos, para que así Él fuera el protector y el defensor de la persona del rey en contra de todos sus enemigos visible e invisibles. Nuestro Señor además dijo: “Por medio de esta devoción, Yo lo quiero defender y asegurarle su salvación. Yo haré que todas sus empresas redunden para su gloria, otorgando Yo el éxito a sus ejércitos.”

¿Qué crees que hizo el rey Luis XIV frente a esta exhortación divina? No hizo nada. Y ¿qué crees que sucedió? Efectivamente. Justamente 100 años después, en 1789, estalló la revolución satánica que redujo a Francia a la categoría de una república atea, masónica, laica y anticristiana. ¡Qué diferencia entre la Francia apática de 1689 y el Méjico valiente en 1926! Los Cristeros, al grito de “¡Viva Cristo Rey!”, se levantaron en armas y Dios Nuestro Señor les dio la victoria. Gracias a su heroica lucha Méjico pudo seguir siendo católico. Los estandartes cristeros, con la imagen bordada de Cristo Rey y de la Virgen de Guadalupe, se impusieron a los enemigos masónicos de la sagrada religión católica. ¡Dios Nuestro Señor Jesucristo cumple sus promesas!

Te digo que con Dios no se juega. La Iglesia actual es tan pendeja que no se da cuenta que el juego traidor que trae contra Nuestro Señor pronto lo pagará como pagó Francia en 1789. Conviene, pues, repetir lo ya dicho en un párrafo anterior.
• Hoy, la Iglesia Católica como institución jerárquica ya no existe ni volverá a existir.
• Existen católicos aislados que supieron escapar del naufragio.
• Nuestra fidelidad a la verdadera Iglesia Católica que corre desde San Pedro hasta Pío XII inclusive, será recompensada con gracias especiales.
• En cuanto a las profecías que se refieren a Roma bajo el nombre de Babilonia en el Apocalipsis, son profecías que se refieren y se aplican a toda la Iglesia, puesto que Roma (Babilonia) es la sede madre de todas las diócesis y parroquias y templos del mundo. Al decir Roma-Babilonia, decimos automáticamente toda la Iglesia.
• La Iglesia que siguió las huellas del Concilio Vaticano II cayó en la Apostasía.
• Al caer en la Apostasía llegó a su fin.
• Todo tiene su fin.
• Así como llegó a su fin la Sinagoga de antaño, así llegó a su fin la Iglesia de hoy.
• SOLAMENTE DIOS ES ETERNO.
• Y llegó a su fin porque ya no quiso que su alimento fuera hacer la Divina Voluntad de Nuestro Señor Jesucristo quien le dio ejemplo cuando Él dijo que Su alimento era hacer la Voluntad de Su Padre. Y “tanto amó Dios al mundo que le dio Su único Hijo”.

El Cuerpo Místico de Cristo lo componen las tres Iglesias: militante, purgante y triunfante. El problema es la militante. Ya no tiene Papa ni Obispos ni Sacerdotes ni Sacramentos católicos válidos y auténticos. No tiene nada de sobrenatural. Es la Apóstata de los Últimos Tiempos. Por no decir que es la P… de los Últimos Tiempos.

Somos unos cuantos laicos católicos los que quedamos; pero no somos la Iglesia Católica como Institución. La Iglesia Católica como Institución fue la Esposa de Cristo; recibía las gracias y los dones del Espíritu Santo como Institución Divina y humana. Hoy eso ya no existe. Es un simple recuerdo. Lo que existe es unos cuantos católicos aislados que reciben gracias especiales de salvación no sacramentales. No se confiesan, no comulgan. Nada más rezan.

Danielle Lasry me contesta lo siguiente. “Tú y yo y otros como nosotros somos miembros de esa Institución Divina, Esposa de Cristo, aunque no somos sacerdotes sino laicos; y eso porque tenemos en esa Institución nuestro ministerio propio (el de los laicos cada uno según su situación matrimonial e individual cumpliendo su deber de estado). Recibimos también, como los sacerdotes, los dones del Espíritu Santo, a saber, gracia santificante o gracia habitual recibida en el bautismo y gracias actuales según lo que Nuestro Señor nos otorga para la misión particular de nuestro deber de estado. Con sacerdotes o sin sacerdotes, sobre la Tierra quedan unos cuantos laicos como nosotros; pero no estamos solos sino con Nuestro Señor que nos llena del Espíritu Santo para discernir lo que se debe de hacer y creer. Por ejemplo, nos da luz sobre las blasfemias de los Conciliares para que nuestras almas sean salvas. Las tres Iglesias (triunfante, militante y purgante) son una unidad indivisible, aunque sean distintas por su estado. La jerarquía sacerdotal de la Institución divina está en el Cielo; pero lo más bajo de la jerarquía somos nosotros los laicos (aunque no tenemos el derecho ni el poder de consagrar el Santo Sacrificio). Y no olvides que ¡el Padre Feliciano aun está vivo! Nuestro Señor no quiere que quedemos sin nada (pobres de los pobres) y por eso enviará a Enoch y Elías.”

Yo respeto los buenos deseos de Danielle y acepto cuantas cosas acertadas diga. Pero en Internet, en http://www.foicatholique.cultureforum.net, hay un video realista que comprueba que la Iglesia ha caído en la Apostasía. Y yo me inclino por las pruebas gráficas, documentales y verbales que así lo demuestran.

Por otra parte, esto, para mí, no es novedad. El Tercer Secreto de Fátima publicado en 1963 por el periódico alemán Neues Europen, ya nos avisaba en ese entonces de lo que iba a suceder y está sucediendo en la Iglesia. Por ejemplo, en el mes de Octubre de 2011, Benedicto XVI irá a Asís a presidir una reunión de sacerdotes de Satanás. ¿Quién hace y aprueba todo esto? ¿Un fantasma? ¡No! Lo hace y lo aprueba toda una Iglesia que dejó de ser católica. Así de sencillo. Mi pregunta, pues, es ésta: «Una Iglesia que por medio de su Papa en el mes de Octubre de este año se reunirá en Asís para rezar en común con sacerdotes de Satanás, es para ti una Iglesia Católica?» La respuesta es “No”. El Beato Juan Pablo II, como recordarás, hizo lo mismo en 1986. ¿Tú crees que un Papa católico se pone a rezarle al Diablo junto con sus hermanos sacerdotes en Asís? La respuesta es “No”. La respuesta sería “Sí” siempre y cuando se reconociera que ese Papa no es católico y que la Sede está Finita (acabada y terminada), como es el caso.

Lo que pasa es que el clero creyó que era él quien repartía la Gracia. El clero, pues, en su orgullo fue castigado con la Apostasía, porque sólo a Nuestro Señor Jesucristo se debe todo el honor, todo el amor, todo el mérito y toda la gloria. Nuestro Señor no necesita de intermediarios. Son los intermediarios los que necesitan de Él. El caso es que hoy, con una Iglesia muerta por ausencia del Espíritu Santo, es él, Nuestro Señor en Persona, Quien, sin intermediarios y directamente, hoy dispensa su Divina Gracia a quien quiere.

Tomemos como prueba y ejemplo el caso de Danielle Lasry, una judía convertida directamente por Nuestro Señor Jesucristo como fue convertido San Pablo. Escuchemos sus palabras: “Eso le creo querido Wulfrano, porque es Él quien me sacó de la herejía judía cuando estaba yo sobre la plancha de operaciones en el hospital. Vino a buscarme y me dio lo que llamamos en francés un “sursis” (N. del Ed.- Una prórroga, una suspensión de ejecución de sentencia). Y eso lo hizo a muchos. Nada es imposible para Dios y no conocemos cómo hace las cosas.”

Es tan delicada la situación actual en que se hace creer a la gente en la validez de los sacramentos administrados por Montinianos, Lafiebristas o Thucquistas, que es preciso señalar lo siguiente.

Las trampas del Diablo son muchas. Destacan tres: La Iglesia Apóstata Montiniana; La Iglesia Cómplice Lafiebrista; y La Iglesia Alucinada Thucquista. En relación con estas tres trampas, es necesario recordar lo que sigue.
1. Los Montinianos y los Lafiebristas son Una Cum = Misa inválida (falta de intención católica).
2. Los ministros thucquistas no son Una Cum pero no son auténticos sacerdotes (falta de ministro válidamente ordenado) = Misa inválida.
3. A los asistentes de buena fe si acaso los benefician los buenos deseos.
4. Un católico que lee en su casa el Misal de San Pío V recibe bendiciones reales.
5. La Virgen Santísima es Co-Redentora con su Divino Hijo y actualmente llora la apostasía de la Iglesia (La Salette y Fátima).
6. Con Dios no se juega. Él es la Verdad Misma. No admite componendas ni medias tintas. O es totalmente el Espíritu de Dios en todo o no lo es.

Lo anterior no se entiende cuando todavía se vive en el pasado o cuando se vive en el presente pero engañado. ¿Cómo está eso? Sí… todavía hay algunos que están en trance, es decir, en una especie de semi-sueño-realidad.

I. No se ponen en el contexto de hoy en día.
II. Viven en un pasado cuando se aplicaba el Código de Derecho Canónico de 1917.
III. Viven en un pasado cuando Pío XII era el Papa.
IV. Viven en un pasado cuando la Iglesia era católica.
V. Todo eso ya se acabó.
VI. Hoy… no hay Papa, no hay Obispos, no hay Sacerdotes, no hay Laicos católicos.
VII. No hay Concilio de Trento aplicado ni Catecismo Romano que se enseñe.
VIII. No hay Código de Derecho Canónico de 1917 vigente.
IX. No hay sacramentos válidos.
X. Para administrar válidamente el sacramento del bautizo, por ejemplo, se requiere intención católica. ¿Quién tiene esa intención católica? Nadie. Los Montinianos tienen intención Montiniana; los Lafiebristas tienen intención Lafiebrista; y los Thucquistas tienen intención Thucquista.
XI. ¿Me entiendes?
XII. ¡YA SE ACABÓ TODO!

Gabrielle Rochon me expulsó de su Foro de Debates canadiense http://www.messe.forumactif.net. Y lo hizo acusándome de hereje. Según ella, mi herejía consiste en decir que “la Santa Iglesia Católica está muerta”. La vieja tergiversa mis palabras. Yo no dije eso. Lo que yo dije es esto: “La Iglesia Ex-Santa Ex-Católica está muerta.” En efecto. El alma de la Santa Iglesia Católica era el Espíritu Santo. Y, como dice Pío XII, la Santa Iglesia Católica es el Cuerpo Místico de Cristo. Ahora bien. La Apostasía mata. El Concilio Vaticano II, inspirado por el Diablo, mató a la Iglesia con sus Declaraciones blasfemas, heréticas y sacrílegas. Hoy, la Iglesia está muerta. Está abandonada por Dios Espíritu Santo. En estas condiciones, por ejemplo, es mejor, como decía el R.P. José Payá Sanchis, S.J., que el bautizo, conforme al Misal Romano de San Pío V, lo realice un seglar auténticamente católico que un sacerdote apóstata.

Dios Nuestro Señor Jesucristo puede libre, soberana, independiente, directa e inmediatamente atraer a Su Persona a quien El quiera. No necesita de intermediarios. Son los intermediarios los que necesitan de Él. Esto no lo pueden entender los Hermanos Dimond (www.mostholyfamilymonastery.com) en razón de su mentalidad estrecha. Dios dijo que Él podía hacer con lo suyo lo que El quisiera. Lo que pasa es que el clero creyó que era él quien repartía la Gracia. El clero, pues, en su orgullo fue castigado con la Apostasía, porque sólo a Nuestro Señor Jesucristo se debe todo el honor, todo el amor, todo el mérito y toda la gloria. Nuestro Señor no necesita de intermediarios. Son los intermediarios los que necesitan de Él. El caso es que hoy, con una Iglesia muerta por ausencia del Espíritu Santo, es Él, Nuestro Señor en Persona, Quien, sin intermediarios y directamente, hoy dispensa su Divina Gracia a quien quiere. El Catecismo de San Pío X habla del alma de la Iglesia. También Pío IX habló de los que inculpablemente se hallaban fuera del radio de acción de la Iglesia. Y el Santo Oficio de los tiempos de Pío XII nos da a entender cómo la Misericordia Infinita de Dios Nuestro Señor nos llenará de sorpresas en el JUICIO FINAL. Hoy, el Bautismo del Agua lo administran inválidamente los Montinianos por falta de intención católica (su intención es masónica); los Lafiebristas por su adhesión al Papado satánico; y los Thucquistas por tener su origen de ordenación y consagración en un loco. Con Dios no se juega. Hoy, más que nunca, Nuestro Señor actúa solo y directamente. Finalmente, en “La Imitación de Cristo” de Tomás de Kempis, encontramos estas palabras del Señor: “Mi gracia es preciosa. No permite mezclarse con cosas externas ni con humanos consuelos. Si quieres que la infunda, arroja lejos de ti todo obstáculo a ella.”

El mundo está a la deriva. Está abandonado por Dios. Inclusive está abandonada la que fue su Esposa. Es la razón de que los gobiernos comienzan a perder el control sobre sus pueblos. Es la razón de que la Iglesia ahora es parte de la Gran Religión Mundial del Anticristo.

El mundo y la Iglesia tomaron su decisión. Ahora pagan las consecuencias. Los condenados se van al Infierno… porque quieren irse al Infierno. Los que se salvan van al Cielo… porque quieren irse al Cielo. Dios te da lo que tú quieras. De ti depende a dónde te quieres ir. De ti depende todo… de tu voluntad humana.

Con motivo de estas ideas, Andreas Boehmler, alemán, y yo sostuvimos la siguiente conversación por E-mail [wulfranoruiz@gmail.com > < pafesama@hotmail.com].

Andreas: ― Claro, si no se sabe, no se sabe distinguir, y se confunden todas las cosas. También los ingenieros tienen que estudiar, y aun los carpinteros necesitan saber mucho para hacer lo que hacen. ¿Cómo es que te aventuras opinar tan fácilmente de cosas graves que no sabes; y aun insistir después de que se te hayan dado las ideas claves para reconocer tu error? Seamos humildes por favor. Nunca quise decírtelo, pero tienes muy graves deficiencias de formación católica. Se comprende en nuestra situación actual. Pero eso no quita que cuando nos digan las cosas, podamos seguir opinando como nos guste. Yo también tuve que desandar mis errores de apreciación, uno por uno, con lágrimas, con humildad.

@ Andreas: ― Reconozco que no soy humilde. En cuanto a mis “graves deficiencias de formación católica”, te voy a ser sincero. No soy formal en mis ideas; prefiero la espontaneidad.

Andreas: ― El fondo de tu error, por cierto, está partiendo de una apreciación correcta: "la Iglesia (de los Gentiles) se acabó". Pero no como tú supones, en forma de tabula rasa. Porque la Palabra de Dios consagrada en el Magisterio de la Iglesia permanece para siempre. Dice el Señor: "Yo no os juzgo, mi Palabra os juzgará", o sea, todo lo que Dios ha enseñado a los hombres, primero en el AT, y luego en el NT, como "cumplimiento" del antiguo.”

@ Andreas: ― No estamos jugando. San Pablo dice que el fin del mundo tiene como causa LA APOSTASÍA DE LA IGLESIA.

Andreas: ― Te ruego no ser tan tozudo. No extralimites tu correcta apreciación con conclusiones, no ya erróneas, sino heréticas. No porque no exista Iglesia, no permanece NADA de lo que ha enseñado y hecho la Iglesia. ¿¿¿Es posible que no veas esto???

@ Andreas: ― La Iglesia fue la Esposa de Cristo. Hoy anda por las noches vagando en los bares y cantinas.

Andreas: ― No discutiré más, porque no hago más que repetirme, con respecto a tantos correos anteriores. Aprendamos a callar, a ser serios, no aventurarnos a cualquier opinión personal, como si los cojones bastarían para ser católicos.

@ Andreas: ― Para mí es un placer discutir contigo porque yo sé que tu corazón es bueno y sincero.

Andreas: ― Te lo suplico, querido Wulfrano. Piensa que Dios algo ha querido a la hora de presentarnos el uno al otro. Créeme, soy tu ángel doctrinal, para que de una apreciación correcta no acabes en parafernalia herética. Cristo no quiere esto. Créeme, y agacha la cabeza. No es tan difícil, con tal que se tiene rectitud de intención, y una mente mínimamente organizada, para calibrar lo que se lee, para retener lo leído, y para razonar y argumentar sanamente, para no volver siempre a lo mismo, y a las mismas confusiones.

@ Andreas: ― Para mí, tus correcciones y regaños son palabras benditas.

Andreas: ― Pido a Dios que te dé esta gracia de ver, y de aceptar que, aun a falta de jerarquía divinamente instituida, sigue habiendo jerarquía humana, o sea, diferencia natural. No todos somos iguales, y hemos de agradecer toparnos con gente que nos pueda ayudar. Y créeme, en el campo doctrinal necesitas mucha ayuda. Tienes sanas intuiciones, pero no mucho más; has dado en la diana (Iglesia-Oholibá, Ez. 23), pero extralimitas completamente las conclusiones que ese hallazgo permite.

@ Andreas: ― Dices: “Tienes sanas intuiciones; pero no mucho más.” No tengo ni el 10% de tu cultura y erudición. Lo reconozco y eso me obliga a estar todavía más agradecido contigo porque gracias a ti y a las discusiones que he sostenido contigo, he aprendido mucho.
Andreas: ― En resumen, los del Concilio Vaticano II (casi todos), los Lafiebristas y Thucquistas bautizan válidamente, con tal que cumplan con lo que HACE la Iglesia, intentando hacer LO QUE HACE la Iglesia, nada más.

@ Andreas: ― La intención de la Iglesia, con la administración del bautismo, es incorporar al bautizado a la Iglesia. Así, cuando un Montiniano bautiza, su intención es incorporar al bautizado a la Iglesia Montiniana. Cuando un Lafiebrista bautiza, su intención es incorporar al bautizado a la Iglesia Lafiebrista. Cuando un Thucquista bautiza, su intención es incorporar al bautizado a la Iglesia Thucquista.

Andreas: ― Dicho esto, acepta humildemente que no sabes de teología de los sacramentos, porque -como he dicho ya- aun los HEREJES son supuestos por la Iglesia de tener la intención católica con tal que cumplan con la materia y forma definidas por la Iglesia. Así, por ej., los "ortodoxos" (herejes hijos de Focio y Cerulario) tienen bautismo, confirmación (con tal que la haga un obispo), eucaristía, orden, VÁLIDOS. El problema es que no sabes distinguir adecuadamente entre la validez y licitud en la administración de los sacramentos, porque claro está que los herejes y cismáticos no son capaces de conferir ni obtener el efecto sacramental (la gracia santificante, gracia dicha habitual), pero son capaces de conferir válidamente los sacramentos que imprimen carácter (bautismo, confirmación, orden) y de confeccionar válida pero sacrílegamente el Cuerpo de Cristo (eucaristía). De gracia santificante, nada; pero de sacramentos válidos sí (no así para todos los otros sacramentos en que es necesaria la licitud para que se dé la validez, con la confesión en primer lugar, la extremaunción en segundo, etc.).”

@ Andreas: ― Cuando los cismáticos ortodoxos rusos y griegos bautizan, tienen la intención de incorporar a sus bautizados a sus iglesias cismáticas. Cuando los Pobrestontos… perdón…. cuando los Protestantes bautizan, tienen la intención de incorporar a sus bautizados a sus iglesias heréticas.

Andreas: ― Haciéndolo siendo acatólicos, cometen grave sacrilegio; pero sigue siendo sacramento válido (para el receptor) el bautismo, la confirmación y el orden, porque reciben el carácter indeleble del respectivo sacramento, pero no el efecto sacramental que es la gracia santificante.

@ Andreas: ― Si no reciben el efecto sacramental que es la gracia, entonces ¿qué sentido tiene recibir el sacramento o administrarlo?

Andreas: ― La apostasía es cierta, pero no así la ausencia de todos los sacramentos válidos y lícitos. O sea, en cuanto a la validez, el bautismo se sigue celebrando válidamente en esta apostasía, porque también entre los simples herejes se celebra siempre válidamente (como también la confirmación y el orden entre los de ritos orientales válidos, casi todos). Y en cuanto a la licitud, el bautismo se sigue celebrando (no sólo válida sino también) lícitamente cuando yo bautizo (o cuando bautiza cualquier hombre reconciliado con la Iglesia: Acto de Contrición perfecta, Abjuración y Profesión de Fe) a algún hijo mío.

@ Andreas: ― La administración del bautizo que tú haces a tus hijos es válido y es lícito, porque tú sí tienes intención católica, cual es incorporar a esas benditas almas de tus hijos al Cuerpo Místico de Cristo que es la Santa Iglesia Católica de los tiempos de Pío XII que está en el Cielo.

Andreas: ― Te ruego no ser tan tozudo. No extralimites tu correcta apreciación con conclusiones, no ya erróneas, sino heréticas. No porque no exista Iglesia, no permanece NADA de lo que ha enseñado y hecho la Iglesia. ¿¿¿ Es posible que no veas esto???

@ Andreas: ― La Iglesia fue la Esposa de Cristo. Hoy anda por las noches vagando en los bares y cantinas.

Andreas: ― Ésa no es respuesta. Que anden los ADÚLTEROS vagando en los bares y cantinas, PERO PERMANECE COMO OBLIGATORIO LO QUE HA ENSEÑADO LA SANTA IGLESIA, Y LO QUE HA HECHO LA SANTA IGLESIA (CON TAL QUE PUEDA CUMPLIRSE). PERO NO PORQUE YA NO HAY ESPOSA EN LA ACTUALIDAD PODEMOS PASAR POR ALTO LOS MANDATOS DEL ESPOSO, CON LA OBLIGACIÓN ABSOLUTA DE LA FE INTEGRA Y EL BAUTISMO DE AGUA, PARA EMPEZAR. Según: "El mundo pasará (y la Iglesia pasará), pero mi palabra (o sea, la Biblia y el Magisterio: incl. Todo el cuerpo dogmático de fe) ¡NO PASARÁ!

@ Andreas: ― Desde San Pedro hasta Pío XII inclusive yo guardo toda la doctrina íntegra e inviolada. Desde la muerte de Pío XII la Iglesia fue cayendo en declive hasta que hoy la ves beatificando a un hijo del Diablo y en Octubre, por medio de su representante, yendo a Asís a hacer oración en común con los sacerdotes de Satanás.

Mientras Andreas Boehmler, católico alemán, complica las cosas sin necesidad, Danielle Lasry, judía católica francesa, las simplifica admirablemente. Escuchémosla: “Por la noche se anda en oscuras sin saber adónde vamos, sabemos nada más que el Buen Dios está en alguna parte pero no le vemos. "Yo estoy con vosotros todos los días hasta la consumación de los siglos". ¡Andamos a ciegas! Como no tenemos Papa ni sacerdotes… ¿quién puede sacar a la luz si no es Nuestro Señor Jesucristo mismo? Nos dejó a su Madre Santísima para que caminemos sin temor hacia la Luz de la Redención! ¡Contemplando en María sabremos lo que debemos de hacer y cómo caminar! ¡No tenemos otra cosa qué hacer!”

¿Por qué le dije a Andreas que “la administración del bautizo que tú haces a tus hijos es válido y es lícito, porque tú sí tienes intención católica, cual es incorporar a esas benditas almas de tus hijos al Cuerpo Místico de Cristo que es la Santa Iglesia Católica de los tiempos de Pío XII que está en el Cielo”? Porque en el Cielo está nuestra Sagrada Religión e Iglesia Católica. ¿Cómo lo sé? Por lo que ―refiriéndose a San Pedro, el Primer Papa de la Historia― dijo el Papa San León I Magno: “El bienaventurado Pedro persevera en la fortaleza de piedra que le fue concedida y no abandona el timón de la Iglesia que una vez recibió.” ¿Oíste eso? En estos momentos es San Pedro quien gobierna a la Santa Iglesia Católica que está con él en el Cielo. Y es él quien gobierna al puñado de fieles católicos militantes que todavía quedamos en la Tierra.

Pero Andreas no se quedó callado. Sigue la controversia en los siguientes términos.

Andreas: ― La Iglesia siempre ha tenido por válidos determinados sacramentos entre las sectas acatólicas.

@ Andreas: ― Sí. La Iglesia siempre he tenido por válidos determinados sacramentos; pero ahora no se trata de la Iglesia Católica ni de sectas acatólicas. Se trata de una Hidra, es decir, de una Iglesia Apóstata Prostituta Apocalíptica con sus tres cabezas (Montiniana, Lafiebrista y Thucquista). Algo jamás antes visto en la historia de la Humanidad.

Andreas: ― No tengo que discutirlo, porque es un hecho milenario. Y más es así para el bautismo a infantes, porque aun siendo el ministro un hereje, la Iglesia considera al infante bautizado bajo su propia jurisdicción. Es doctrina de fe. No importa que lo ignorabas o no.

@ Andreas: ― Hoy, el ministro de que hablas no es un hereje… es un apóstata. En cuanto a que la Iglesia… ¿cuál Iglesia? … ¿la Montiniana, la Lafiebrista, la Thucquista?… considera al infante bautizado bajo su propia jurisdicción… ¿cuál jurisdicción? ¿La jurisdicción Montiniana, la Lafiebrista o la Thucquista? No hay jurisdicción válida y efectiva sobrenatural porque no hay Papa católico auténtico sucesor de San Pedro que es por quien bajaba antes la jurisdicción.

Andreas: ― Escribes: "Si no reciben el efecto sacramental que es la gracia, entonces ¿qué sentido tiene recibir el sacramento o administrarlo?" Tienes toda la razón. De cara a la vida eterna de nada sirve cuando uno no es católico.

@ Andreas: ― Gracias. Por fin me das la razón en algo.

Andreas: ― Pero esto no era nuestro tema, sino tu afirmación que hoy por hoy bastaría la relación directa, interior y individual con nuestro Señor, diciendo que YA NO HAY SACRAMENTOS VÁLIDOS. Pues esto es falso, y así queda demostrado, según tu propia admisión que no hay más bautismo que el bautismo de agua, que todo aquél que pretenda salvarse necesita el sacramento del bautismo con acatólicos válidamente ordenados, bajo ciertas condiciones, y, SOBRE TODO, NECESITA GUARDAR LA DOCTRINA INTEGRA E INVIOLADA.

@ Andreas: ― Yo prefiero que tú o que Danielle Lasry o que mi esposa Rosa Hilda Vázquez bauticen a mis nietos, y no los bandidos conciliares (montinianos, lafiebristas o thucquistas).

Andreas: ― Y en este punto tienes tus flacos, porque por lo mismo que me escribes sobre la "intención", sobre los supuestos "medios extraordinarios" para salvarse de los que se mueren sin bautismo, sobre tu resistencia a hacer un Acto de Abjuración y Profesión de Fe (mandado por derecho divino, no sólo eclesiástico) me demuestras que no la has guardado así. Pecados y delitos contra la fe has cometido muchos, no sólo desde el año 65 en adelante sino aun hoy, hasta llegar a tu posición actual de no recibir sacramentos, ni de los de la Iglesia ni de los afiliados tradicionalistas.

@ Andreas: ― Los que deben hacer el Acto de Abjuración son los bandidos conciliares montinianos, lafiebristas y thucquistas.

ACTO DE ABJURACIÓN

• Yo no concibo cómo Dios Padre pueda amar la mentira, la blasfemia y el sacrilegio de que está llena la Nueva Hidra Montiniana en sus tres cabezas.
• Yo no concibo cómo Nuestro Señor pueda tener algo qué ver con la Iglesia que lo traicionó, así como nada tuvo que ver con la forma en que Judas Iscariote se colgó de un árbol y se le salieron las entrañas.
• Yo no concibo cómo Dios Espíritu Santo pueda tener algo qué ver con una Iglesia que decidió cambiar Sus palabras de administración de sacramentos.
• Yo no concibo cómo pretenden salvarse los que no aman y respetan a la Virgen Santísima como la amó y la respetó la Iglesia de antes.
• Yo no concibo cómo pueden ser válidos los sacramentos administrados por energúmenos cuya única intención es mandar al Infierno a todos los que creyeron la mentira y se complacieron en la maldad.

ORACIÓN

¡Oh bendito San Pablo! Que tus palabras, transcritas a continuación, sean para nosotros una oración constante.

TRANSCRIPCIÓN

“Por eso Dios les enviará o permitirá que obre en ellos el artificio del error, con que crean a la mentira, para que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la maldad, o injusticia.” Segunda Epístola a los Tesalonicenses, Capítulo II, vers.11 y 12.

Hoy, en que su Iglesia lo traicionó, es evidente, como lo he dicho en varias ocasiones, que Él está actuando solo, directamente, sin intermediarios, en proponer a las almas de su elección, las verdades de Fe que son necesarias para la salvación. Esto así también lo entiende un norteamericano quien, en http://www.catholicforum.fisheaters.com, y bajo el seudónimo de Doce Me, al referirse al Bautismo de deseo, dice lo siguiente: “Es Cristo mismo quien imparte la Gracia santificante a quien tiene la disposición que Cristo exige. Cristo directamente bautiza ―más bien que Cristo por medio del agua― porque Él solo conoce las circunstancias y el corazón de la persona, y Él escoge a quien quiere. El Bautismo de Deseo es prerrogativa de Dios. La Gracia Santificante viene por medio de Cristo, quien es la Cabeza de la Iglesia.”

Es una lástima que el maravilloso sistema solar que hizo Dios para su Gloria, en breve tenga que sufrir trastornos por nuestra culpa. Por el pecado de desobediencia de Adán y Eva, la Naturaleza se hizo hostil y Adán tuvo qué sobrevivir trabajando la tierra para poder comer el pan con el sudor de su frente; los animales silvestres se convirtieron en bestias salvajes; y el hombre se hizo fiera feroz de su hermano. Ahora, por el pecado de apostasía de la Iglesia, el sol lanzará sus flamazos incontenibles; el planeta se estremecerá hasta los cimientos; y los aerolitos lloverán sobre la Tierra.

Dios nos tolera múltiples crímenes mientras vivimos. Lo que Dios no tolera es el crimen contra Su Divina Esencia Personal. Hoy el mundo es criminal. Se atrevió a atacar las Tres Personas Divinas. Las mismas que hicieron tu alma. A la Primera Persona le niegan la gloria de la Creación con el mito de la Evolución. A la Segunda Persona le niegan la gloria de la Redención con el mito del Indiferentismo Religioso. A la Tercera Persona la niegan la santificación de las almas con el mito del Naturalismo pagano.

Es tan monstruosa esta actitud de rebeldía satánica, que uno se pregunta: “¿Cómo se atrevieron las almas humanas a perder el amor a Dios, cuando fue Él quien hizo nuestra alma?”

― ¿Qué es el alma? ― preguntas.

El alma es la forma del cuerpo. Dios es el Creador del alma humana. Dios está más allá de sus creaturas, es decir, de las cosas que crea. Dios está más allá de todas las almas. Dios es Divino. Dios es Infinito. Dios es El que Es. Dios es el Ser Mismo. Dios es el Principio de Vida. Dios es Eterno.

― ¿Quién es Dios?

Dios es la Santísima Trinidad como Entidad Divina. Cuando San Ignacio de Loyola habla del “Alma de Cristo”, él se refiere al alma humana de la Segunda Persona Divina Encarnada. En el Santísimo Sacramento nosotros recibimos el alma humana de Cristo. El Señor asumió su alma humana en el instante de su Encarnación-Concepción en el vientre purísimo de la Santísima Siempre Virgen María.

― ¿Dios tiene alma?

El mundo materialista de hoy no puede comprender que Dios es Espíritu. Dios es inmaterial. La palabra “alma” tiene un contexto limitado, circunscrito al principio de vida que anima cada ser viviente. Pero el Principio de Vida Mismo trasciende los límites del alma por cuanto ésta es una simple participación del Principio Eterno e Infinito de Dios. Así, no decimos “alma de Dios” o que “Dios tiene alma”, sino en el sentido que Dios es Espíritu. En Génesis leemos: “… y el Espíritu de Dios se movía sobre las aguas.”

― ¿Quién es el Espíritu de Dios?

El Espíritu de Dios es el Principio Eterno de Vida. El Espíritu de Dios es la Tercera Persona de la Santísima Trinidad. El Espíritu de Dios es el Espíritu Santo Santificador.

― ¿Y la Santísima Trinidad?

La Santísima Trinidad es Dios Padre Eterno Creador, es Dios Hijo Eterno Redentor y es Dios Espíritu Santo Eterno Santificador. El Padre Es El que Es; el Hijo Es Su Pensamiento y el Espíritu Santo es Su Santísima y Amorosa Eterna Voluntad.

El Padre es el Ser. El Hijo es su Pensar. El Espíritu Santo es su Querer.

Es una vergüenza que hoy el Indiferentismo Religioso esté mandando tantas almas al Infierno. No es posible pensar que alguien pueda entrar al Cielo sin haber conocido, honrado y amado en la Tierra a la Santísima Trinidad, a Nuestro Señor Jesucristo, a su Santísima Madre la Siempre Virgen María, a los Ángeles y a los Santos, como lo manda la Santa Iglesia Católica de antes. No habiendo sacramentos católicos, es necesario suplir la deficiencia con la oración y obtener así las Gracias necesarias de Salvación. Obrar de otro modo es una locura. El Cielo es una recompensa. Quien no haga ni tenga los méritos suficientes no podrá ver a Dios. ¡Bienaventurados quienes esto entiendan! Compadezco a los olvidados de estos misterios porque estos misterios sobrenaturales se olvidarán de ellos.

Por otra parte, hay tantos inocentes que sufren lo indecible… más que muchos malvados y criminales. Ciegos, sordos, mudos, lisiados, paralíticos, cancerosos… sin mencionar los millones de inocentes abortados anualmente. No puedo concebir que la Misericordia de Dios Nuestro Señor no los acompañe hasta el último día de sus vidas y les dé su recompensa.

En cuanto a los apóstatas, sacrílegos y blasfemos, pasivos y activos, su número aumenta cada día que pasa. Lo trágico es que ellos están dentro de la Iglesia. Es más… ellos son la Iglesia. ¿Cómo?

Es que Satanás ya fue liberado de su prisión, como lo dice el Apocalipsis. Se metió en todos los gobiernos del mundo masónicos a implantar el laicismo, el ateísmo, el evolucionismo y el anti-catolicismo. Recordemos al efecto la lucha de los Cristeros en México y la lucha anticomunista de Franco en España. Pero eso no es lo peor. Lo peor es lo siguiente. Se metió al cónclave de 1958 y eligió a Roncalli. Se metió al Concilio Vaticano II en 1962-1965 y produjo para la Iglesia un programa de blasfemias, herejías y sacrilegios que hicieron apostatar a la Iglesia. Se metió en el cuerpo de Pablo VI y en 1969 anuló la Santa Misa de San Pío V. Se metió en los rituales para la administración de sacramentos y en 1968 anuló el rito de ordenación sacerdotal y consagración episcopal; y en 1976 anuló todos los sacramentos con cambios en la Forma y la Intención. En 1986 presidió la reunión en Asís donde Juan Pablo II rezó junto con paganos, herejes, judíos, brujos y chamanes. Este año beatificó a un falso Papa (Juan Pablo II). En Agosto de este año llega a Madrid al Día Mundial de la Juventud a recibir jóvenes rock-eros drogados regadores de condones. En Octubre llega a Asís a repetir la oración en común con brujos y chamanes. En estas circunstancias, que no nos extrañe que ahora esté moviendo masas para destruir físicamente los hermosos recuerdos de nuestra sagrada religión católica de los tiempos de Pío XII. Pero que tampoco nos extrañe la respuesta divina: El Fin se acerca. Lo merecemos. Es un trago amargo; pero es real. ¿Te imaginas, por ejemplo, un asteroide del tamaño de una montaña o un cometa que en estos momentos, desde un remoto confín del universo, se dirigen hacia nosotros en línea recta?

“El segundo ángel tocó también la trompeta, y se vio caer en el mar como un grande monte todo de fuego, y la tercera parte del mar se convirtió en sangre, y murió una tercera parte de las criaturas que vivían en el mar, y pereció la tercera parte de las naves. Y el tercer ángel tocó la trompeta, y cayó del cielo una grande estrella, ardiendo como una tea, y vino a caer en la tercera parte de los ríos, y en los manantiales de las aguas, y el nombre de la estrella es Ajenjo; y así, la tercera parte de las aguas se convirtió en ajenjo: con lo que muchos hombres murieron a causa de las aguas, porque se hicieron amargas.” [Apocalipsis VIII, 8-11.]

San Alfonso María de Ligorio, en su “Historia de la Herejías”, estableció que los luteranos y los calvinistas habían dicho que la Iglesia católica iba a conservar la Fe verdadera pero nada más hasta cierto tiempo y que después la doctrina se iba a corromper y que la Iglesia, de esposa de Cristo, se iba a hacer adúltera. San Alfonso los refuta diciendo que su suposición se rechaza a sí misma, puesto que la Iglesia romana ha sido fundada por Jesucristo y así ella ni ha podido ni puede errar, puesto que el Señor le prometió que las puertas del infierno jamás iban a prevalecer contra ella. Al respecto, San Alfonso cita a Nuestro Señor quien dijo: “Y Yo te digo que tú eres Pedro y sobre esta piedra Yo edificaré mi Iglesia.” San Alfonso, por su parte, comenta lo siguiente: “Teniéndose por cierto que la Iglesia romana ha sido la Verdadera Iglesia… ella debió ser y ella siempre será la misma… la esposa de Jesucristo no podría convertirse en adúltera…”

Y así fue. Mientras la Iglesia fue la misma, ella siguió siendo la muy amada esposa de Nuestros Señor JESUCRISTO. Pero…

I. Si San Alfonso María de Ligorio, en su calidad de Obispo, hubiera asistido y oído personalmente las blasfemias y las herejías antiguas y modernas pronunciadas en las sesiones del Concilio Vaticano II, blasfemias como que el dios de los musulmanes es el mismo Dios de los cristianos y herejías como que en las religiones paganas se encuentra el Espíritu Santo…
II. Si hubiera visto la celebración de las Misas montinianas anglicanas luteranas masónicas y judías, junto con la mesa Protestante substituyendo el altar católico demolido y con acompañamiento musical de maracas, bongos, piano, guitarras y castañuelas…
III. Si hubiera leído las Declaraciones ecuménicas del Concilio Vaticano II cargadas de un Indiferentismo Religioso que es amante del Judaísmo, del Islam y del Hinduismo…
IV. Si hubiera observado los símbolos diabólicos en forma de serpientes y dragones que adornan los templos recientemente construidos por la Iglesia…
V. Si hubiera estado sentado dentro de la Sala de Audiencias "Pablo VI" del Vaticano contemplando cómo sobre el estrado principal unos acróbatas homosexuales se quitaban la ropa y hacían actos de acrobacia para deleite de Benedicto XVI y de los Cardenales y Obispos que lo acompañaban…
VI. Si hubiera participado en el taller de una de las cuatro logias masónicas que funcionan dentro del Vaticano…
VII. Si en 1986 hubiera atestiguado, primero, la profanación de una iglesia en Asís con la colocación de una estatua de Buda sobre el altar y, segundo, la hipocresía sacrílega de haberse tapado los crucifijos que se hallaban en la sala donde se alojaron los judíos…
VIII. Si hubiera presenciado a Juan Pablo II recibiendo la caca de Shiva en la frente o dando múltiples besos al libro del Corán…
IX. Si hubiera recorrido el Via Crucis que se hace en el Coliseo de Roma sin las estaciones de las Tres Caídas de Nuestro Señor y de Su encuentro con su Santísima Madre…
X. Si hubiera entrado a templos donde homosexuales vestidos de monjas reciben en la mano la hostia…
XI. Si hubiera escuchado dentro de templos católicos himnos Protestantes o música rock o de jazz en lugar de Cantos Gregorianos…
XII. Si hubiera portado el crucifijo con los brazos caídos que utilizaron los brujos de la Edad Media y que utilizó el Beato Juan Pablo II…
XIII. Si hubiera auscultado sermones predicados por Benedicto XVI dentro de templos luteranos alabando a Lutero o dentro de sinagogas judías alabando la pertinacia judía en seguir esperando la primera venida del Mesías…
XIV. Si se hubiera percatado que el propio Benedicto XVI dijo ufanamente que el Concilio Vaticano II era la aceptación de los errores condenados por Pío IX…
XV. Si hubiera estado atento a las palabras de Benedicto XVI de que hay muchas pruebas científicas a favor de la Evolución…
XVI. Si hubiera acompañado a Juan Pablo II y a Benedicto XVI a festejar el Día Mundial de la Juventud con drogadictos, fornicarios y rockeros…
XVII. Si hubiera tenido que pagar miles de millones de Euros para comprar el silencio de centenares de miles de víctimas de la lujuria pederasta de los miembros del clero de la Iglesia…
XVIII. Si hubiera tenido que celebrar una Misa con consagración luterana y con ofertorio judaico y Canon masónico y si hubiera tenido que administrar sacramentos inválidos conforme a un ritual anglicano no católico…
XIX. Si hubiera sido invitado a concelebrar misa con Benedicto XVI en Sídney, Australia, mientras bailaban en la procesión del Evangelio unos aborígenes semidesnudos de Fiji o si hubiera sido invitado a concelebrar misa con Juan Pablo II en Nueva Guinea cuando en la misa unas mujeres aborígenes presentaron las ofrendas con las chichis de fuera…

Si hubiera visto y oído todo esto, y más, estoy seguro que San Alfonso mismo le hubiera dicho a la Iglesia actual: “No os conozco. No sois la misma. Habéis cambiado. No sois la esposa de Cristo.” Y hasta aquí hubiera llegado la exquisita caridad de San Alfonso de Ligorio en describir a la mujerzuela del Apocalipsis y no hubiera ido más allá en sus expresiones en virtud de su delicada y casta pureza.

Pero tú y yo sí sabemos cuáles palabras siguen… ¿verdad? Siguen éstas: “Os habéis convertido en una Puta y vuestra Sede está Finita.”

El Papa Pío XII, en su encíclica “Cuerpo Místico de Cristo”, dijo que el Espíritu Santo es la Alma de la Iglesia. En Pentecostés bajó en forma de lenguas de fuego. Ese día se inició la Historia de la Iglesia. Estuvo plenamente con ella hasta la muerte de Pío XII, ocurrida el 9 de Octubre de 1958. Pero a medida que ella fue apostatando, en esa medida Él se fue separando de ella. Hemos transcrito infinidad de veces el siguiente artículo. Lo hago una vez más.

LA ERA MONTINIANA

Por el Licenciado Wulfrano Ruiz Sainz

Estamos viviendo en carne propia la Era Montiniana. El Rev. P. Joaquín Sáenz y Arriaga, S.J., en 1970, con la publicación de su libro "LA NUEVA IGLESIA MONTINIANA", puso el dedo en la llaga cuando denunció que el entonces "Papa" Paulo VI en realidad no era Papa, sino un judío infiltrado disfrazado de Papa. Es como si Caifás o Anás, de haber vivido en nuestros tiempos, se quitaran el Efod y el Pectoral del Juicio judíos y en su lugar se vistieran la Sotana y llevaran un Crucifijo al cuello. Es decir, que a pesar de la indumentaria, ellos seguirán siendo no Papas Católicos, sino judíos miembros de la Sinagoga de Satanás. A este respecto, el Apocalipsis del Apóstol San Juan (II-9), dice: "Sé tu tribulación y tu pobreza, si bien eres rico en gracia y santidad; y que eres blasfemado de los que se llaman judíos, y no lo son, antes bien son una sinagoga de Satanás". Y ya en nuestros tiempos, Malachi Martin, en su libro "WINDSWEPT HOUSE" (CASA BARRIDA POR EL VIENTO), dice que el 29 de junio de 1963, el día anterior a la coronación de Paulo VI, en el Vaticano se celebró una "misa" negra en la cual Satanás fue entronizado. Añade Malachi Martin que ésta fue la coronación del Anticristo cuyo reinado empezaría al día siguiente. ¡Y ya empezó! ¿Cómo? Simplemente se reanudó el Concilio Vaticano II: el mismo que hizo APOSTATAR a la Iglesia. A este propósito pensamos que la Apostasía de la Iglesia se produjo por etapas y por niveles.

La primera etapa fue en 1958 a nivel papal, cuando muere S.S. el Papa Pío XII (el último Papa católico de la historia), y entra a ocupar la silla papal Angelo Roncalli, mejor conocido como Juan XXIII o "el papa bueno" (aunque en realidad era un masón infiltrado).

La segunda etapa fue en 1965 a nivel episcopal, cuando la totalidad de los obispos de todo el mundo acepta e impone en sus diócesis los apóstatas decretos del Concilio Vaticano II que contradicen casi dos mil años de la Tradición y Magisterio Papal Católico.

La tercera etapa fue en 1969 a nivel sacerdotal, cuando prácticamente la totalidad de los sacerdotes en el mundo entero aceptó el “Novus Ordo Missae” de Montini, es decir, la Nueva Falsa Misa de Paulo VI, la cual no sólo no efectúa la Transubstanciación, sino que es una burla o parodia o remedo simiesco de la Verdadera Santa Misa Católica que San Pío V impuso para siempre. En relación con esto, debemos decir que una insignificante minoría, menos del 0.001%, de los sacerdotes se opuso y resistió la Abominación de la Desolación de Montini. Entre éstos cabe mencionar al R.P. Benjamín Campos, S.J., R.P. Joaquín Sáenz y Arriaga, S.J., R.P. Esteban Lavagnini, R.P. Feliciano Chávez Nolasco y el R.P. José Payá, S.J.

La cuarta etapa fue a nivel masa popular en 1976 cuando prácticamente la totalidad de la feligresía montiniana (seguidora de Montini), integrada por unos mil millones de obedientes ciegos, aceptó el nuevo e inútil ritual montiniano que no produce la Gracia Divina, por una parte, y por la otra dicha feligresía se dedicó a idolatrar a Juan Pablo II (otro falso "Papa"). En relación con esto, debemos decir que una insignificante minoría, menos del 0.001%, integrada por laicos creyentes fieles a la Tradición de casi dos mil años, se opuso y resistió esta Traición Iscariote.

La Iglesia Católica alcanzó la cúspide de la gloria bajo el pontificado de Pío XII. Ella era una Iglesia misionera, respetada por todos los poderes del mundo. Pío XII era un modelo de Papa. Era un Papa gobernante y místico. En su pontificado ―y en todos los anteriores― los sacramentos de la Iglesia Católica eran válidos. Yo viví esta época. No me la contaron ni la aprendí en los textos de historia. Y puedo constatar ―puesto que soy testigo no de oídas sino de cuerpo presente― la diferencia clara que existe entre la Iglesia Católica de los tiempos de Pío XII y la Nueva Iglesia Ex Católica de los tiempos de Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II y Benedicto XVI. Es una diferencia como la que existe, en el orden natural, entre una mujer decente, amante de su casa, de su marido y de sus hijos, y una puta de la calle que entrega su cuerpo a cualquiera que le pague lo que le pide. Como ejemplo claro de lo que digo, la Biblia y el Magisterio Apostólico de la Nueva Iglesia es el Concilio Vaticano II. Es tanta la podredumbre contenida en los decretos y declaraciones de este Concilio que en uno de ellos se habla con respeto de los musulmanes, a pesar que los musulmanes…
1. No creen en la Santísima Trinidad.
2. No creen en la Divinidad de Cristo.
3. No creen en la Maternidad Virginal de María Santísima.
4. No creen en los Sacramentos.
5. No creen en los santos.
6. No creen en los milagros.
7. Son peores que los Protestantes y un poco mejor que los ateos.
8. Por no creer en nada católico… todos ellos se van a ir al Infierno.
9. Y los Protestantes, hagan lo que hagan y digan lo que digan, también se van al Infierno, junto con los judíos, los primeros, por su actitud monstruosa anti-mariana y, los segundos, por su actitud monstruosa anticristiana.
San Juan Crisóstomo nos dice: «No te separes de la Iglesia. Nada es más fuerte que la Iglesia. Tu esperanza es la Iglesia; tu salud es la Iglesia; tu refugio es la Iglesia. Es más alta que el cielo y más ancha que la tierra. No envejece jamás, su vigor es eterno. Por eso la Escritura, para demostrarnos su solidez inquebrantable, le da el nombre de montaña.»
En efecto. Mientras la Iglesia fue católica, ella fue todo lo que dice San Juan Crisóstomo.

Advertisements

About sedefinita

Lawyer, Professor of Philosophy, Writer, Lecturer, Founder of "CAM" (Católicos Anti Montinianos). Author of the book in French "Les Blattes du Vatican". Author of the books in Spanish "La Iglesia Apóstata", "Sede Finita", "Cristo Rey en el Apocalipsis", "Los Nueve Mundos". The general theme of the books is that the Catholic Church is no longer catholic but instead has become The Whore of the Apocalypse, which tragedy will usher in the Conversion of the Jews to a Primitve Faith in Jesus Christ followed by the End of the World, the Resurrection of the Dead, The Last Judgement, The Ascension into Heaven of the Saved Souls and the casting into Hell of the Souls of the Damned.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

One Response to

  1. La Iglesia Católica alcanzó la cúspide de la gloria bajo el pontificado de Pío XII. Ella era una Iglesia misionera, respetada por todos los poderes del mundo. Pío XII era un modelo de Papa. Era un Papa gobernante y místico. En su pontificado ―y en todos los anteriores― los sacramentos de la Iglesia Católica eran válidos. Yo viví esta época. No me la contaron ni la aprendí en los textos de historia. Y puedo constatar ―puesto que soy testigo no de oídas sino de cuerpo presente― la diferencia clara que existe entre la Iglesia Católica de los tiempos de Pío XII y la Nueva Iglesia Ex Católica de los tiempos de Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II y Benedicto XVI. Es una diferencia como la que existe, en el orden natural, entre una mujer decente, amante de su casa, de su marido y de sus hijos, y una puta de la calle que entrega su cuerpo a cualquiera que le pague lo que le pide. Como ejemplo claro de lo que digo, la Biblia y el Magisterio Apostólico de la Nueva Iglesia es el Concilio Vaticano II. Es tanta la podredumbre contenida en los decretos y declaraciones de este Concilio que en uno de ellos se habla con respeto de los musulmanes, a pesar que los musulmanes…
    1. No creen en la Santísima Trinidad.
    2. No creen en la Divinidad de Cristo.
    3. No creen en la Maternidad Virginal de María Santísima.
    4. No creen en los Sacramentos.
    5. No creen en los santos.
    6. No creen en los milagros.
    7. Son peores que los Protestantes y un poco mejor que los ateos.
    8. Por no creer en nada católico… todos ellos se van a ir al Infierno.
    9. Y los Protestantes, hagan lo que hagan y digan lo que digan, también se van al Infierno, junto con los judíos, los primeros, por su actitud monstruosa anti-mariana y, los segundos, por su actitud monstruosa anticristiana.
    San Juan Crisóstomo nos dice: «No te separes de la Iglesia. Nada es más fuerte que la Iglesia. Tu esperanza es la Iglesia; tu salud es la Iglesia; tu refugio es la Iglesia. Es más alta que el cielo y más ancha que la tierra. No envejece jamás, su vigor es eterno. Por eso la Escritura, para demostrarnos su solidez inquebrantable, le da el nombre de montaña.»
    En efecto. Mientras la Iglesia fue católica, ella fue todo lo que dice San Juan Crisóstomo.
    San Agustín añade: «Los infieles creen que la religión cristiana debe durar cierto tiempo en el mundo para luego desaparecer. Durará tanto como el sol; y mientras el sol siga saliendo y poniéndose, es decir, mientras dure el curso de los tiempos, la Iglesia de Dios, esto es, el Cuerpo de Cristo, no desaparecerá del mundo.»
    En efecto. La religión cristiana es perpetuamente válida, como es eterna la Verdad. Y la Iglesia de Dios, esto es, el Cuerpo de Cristo, mientras dure el curso de los tiempos, no desaparecerá del mundo… porque siempre habrá, hasta la consumación de los siglos, cuando menos un puñado de católicos fieles a la Tradición, puñado que, como dice San Atanasio, es la verdadera Iglesia de Cristo.
    Y el mismo San Agustín dice en otro lugar: «La Iglesia vacilará si su fundamento vacila; pero ¿cómo podrá vacilar Cristo? Mientras Cristo no vacile, la Iglesia no flaqueará jamás hasta el fin de los tiempos. ¿Dónde están los que dicen: La Iglesia ha desaparecido del mundo, cuando ni siquiera puede flaquear?»
    En efecto. Mientras Cristo, Fundamento de la Iglesia, fue respetado, honrado, amado y obedecido por su Iglesia, ésta no vaciló, no flaqueó, no desapareció del mundo. Pero…
    A. Cuando Cristo fue escarnecido por su propia Iglesia al elegir ésta como Papa al masón Juan XXIII y como Papa al judío Pablo VI…
    B. Cuando Cristo fue vilipendiado por su propia Iglesia al iniciar ésta un Concilio Vaticano II cuyos esquemas alaban a religiones sin Redentor, a religiones que no son de ÉL, a religiones que no Lo reconocen, a religiones que Lo rechazan, a religiones que Lo escarnecen, a religiones que blasfeman contra Su Santísima Madre la Siempre Virgen María…
    C. Cuando Cristo fue abofeteado por su propia Iglesia al suprimir Pablo VI la Santa Misa de San Pío V e imponer en todo el mundo la Misa diabólica conocida como la Abominación de la Desolación…
    D. Cuando Cristo fue negado por su propia Iglesia al decretar ésta un Nuevo Ritual de Sacramentos ―masónicamente modificados― de manera que fueran ineficaces e inútiles para conferir la Gracia…
    E. Cuando Cristo fue traicionado por su propia Iglesia al decir Benedicto XVI que los judíos no necesitan creer en Cristo para salvarse…
    Cuando todo esto sucedió, la Iglesia perdió su Fundamento… entonces la Iglesia vaciló, la Iglesia flaqueó y la Iglesia, como católica, como Cuerpo Místico de Cristo, desapareció del mundo… porque Dios Espíritu Santo la abandonó.
    Es por eso que su representante, un tal Benedicto XVI, el 30 de Noviembre de 2005, pudo impúdicamente decir lo siguiente: “Quienquiera que con una conciencia pura busque la paz y el bienestar de la comunidad, y mantenga vivo el deseo por lo trascendente, se salvará, aun cuando carezca de la fe bíblica.”
    La fe bíblica es la Fe de Abraham quien vio el día de Nuestro Señor Jesucristo y se alegró. Los judíos no quieren tener esa fe. Los judíos, por no querer tenerla, se condenarán. Benedicto XVI dice lo contrario. Dice, pues, que los judíos no necesitan creer en Cristo para salvarse. ¡Éste es un tremendo error, porque fuera del Cuerpo Místico de Cristo no hay salvación!
    ¿Te imaginas a San Pedro cometiendo ese mismo error? Imposible. Esto es lo que San Pedro les dijo a los judíos: “… la curación se ha hecho en nombre de Nuestro Señor Jesucristo Nazareno, a quien vosotros crucificasteis, y Dios ha resucitado. En virtud de tal nombre se presenta sano ese hombre a vuestros ojos. Este Jesús es aquella piedra que vosotros desechasteis al edificar, la cual ha venido a ser la principal piedra del ángulo: fuera de Él, no hay que buscar la salvación en ningún otro. Pues no se ha dado a los hombres otro nombre debajo del cielo, por el cual debamos salvarnos.” [Hechos de los Apóstoles IV 10-12.]
    Y es tan frágil el Don de la Fe y es tan imposible recuperar ésta una vez perdida que solamente digo: “Señor, ten piedad; Cristo ten piedad; Señor, ten piedad.”
    Hasta el hipócrita de Lafiebre, en una conferencia del mes de Febrero de 1976, tuvo que reconocer parte de la realidad y dijo: “Nosotros vemos que lo que nos viene de Roma actualmente está envenenado, que pasa algo grave y que quieren reducir nuestras almas a la nada y perdernos; nosotros no lo queremos, no queremos una religión universal, no queremos una religión sincrética, no queremos una religión mitad masónica y mitad sentimental que uniría a todos los hombres de todas las religiones, no lo queremos a ningún precio.”
    Pero es un hecho. La Iglesia de hoy está enamorada de los peores enemigos de Cristo Nuestro Señor y de la Virgen Santísima. Está enamorada de los judíos, de los musulmanes y de los protestantes. Sostiene con ellos un perpetuo diálogo fraterno y de amistad. Los ensalza, los bendice y los anima a continuar en sus blasfemias, herejías y sacrilegios. En estas circunstancias, la Iglesia se ha hecho enemiga de Cristo Nuestro Señor. ¿Lo puedes creer? Yo me resisto a creerlo, pero… cuando lo que más amas te da la espalda y se acoge a los que más te odian… ¿qué vas a pensar? Por eso, cuando Dios Padre mismo vio a su divino Hijo tratado de esta manera por la que Él derramó su sangre, no tuvo compasión de ella y la dio por terminada. En su lugar llamó de nuevo a la estirpe de David y la convirtió a su Hijo.
    Dios Padre ama a su Hijo por encima de todo amor. Si la Iglesia arrojó a su Hijo de los altares con la Misa falsa de Montini y si el Mundo rechazó a su Hijo por amor a los demonios que rigen a las falsas religiones, el Padre, a su vez, dirá al mundo y a la Iglesia: “¡Apartaos de Mí, malditos, e id al fuego inextinguible!”
    Si Dios Hijo es la Misericordia Infinita, Dios Padre es la Justicia Eterna. Todo esto lo realiza omnipotentemente Dios Espíritu Santo quien es UNO con el Padre y el Hijo.
    Recordemos la visión que tuvo Isaías VI 1-4: “…vi al Señor sentado en un solio excelso y elevado, y las franjas de sus vestidos llenaban el templo. Alrededor del solio estaban los serafines: cada uno de ellos tenía seis alas: con dos cubrían su rostro, y con dos cubrían los pies, y con dos volaban. Y con voz esforzada cantaban a coros, diciendo: Santo, Santo, Santo el Señor Dios de los ejércitos, llena está toda la tierra de su gloria. Y estremeciéronse los dinteles y quicios de las puertas a la voz del que cantaba, y se llenó de humo el templo.” ¡Sí! ¡Santo el Padre, Santo el Hijo y Santo el Espíritu Santo!
    Los hombres perdidos de hoy en día nada saben acerca de los Misterios Divinos. Por ejemplo, jamás de los jamases se percataron de que cuando Pablo VI suprimió oficialmente la Santa Misa en latín de San Pío V el día 3 de Abril de 1969, que ese día comenzó la cuenta regresiva para el comienzo del Fin del Mundo.
    Al rechazar al Hijo Eucarístico, rechazaron al Padre y al Espíritu Santo. Porque Dios es Uno con su Mente y Uno con su Voluntad.
    Dios ES (El Padre). Dios PIENSA (El Hijo). Dios QUIERE (El Espíritu Santo).
    Los no-bautizados que no lo rechazaron, como es el caso de los que mueren tan sólo en pecado original, viven en el Limbo donde llevan una existencia de felicidad puramente natural. El castigo que corresponde a su pecado original es la privación de la Visión Divina; pero son visitados con frecuencia por Nuestro Señor (como lo fue Adán), Nuestra Señora, los Ángeles y los Santos. Es más… Francisco Suarez, eminente teólogo escolástico del siglo XVI, dice que los infantes que mueren sin bautizo vivirán naturalmente felices en la Tierra que será renovada en el Día del Juicio Final.
    No podemos tomar las cosas a la ligera. Es absolutamente necesario el Bautismo de agua para salvarse. Si alguien tiene un conocido que no está bautizado, por medio de estas líneas le ruego que lo bautice él mismo, utilizando el ritual católico romano de 1958 para hacerlo. Nuestro Señor se lo pagará.
    En cuanto a los desconocidos no bautizados… que el Señor se apiade de ellos y sea Él mismo en Persona quien los instruya en los llamados bautizos de deseo y de sangre.
    Ahora bien, los que de plano están bien jodidos son los siguientes arquetipos… por cuanto su Dogma de Fe es el siguiente: “LONG LIVE SATAN!”

    ARQUETIPOS ROCKEFELLER REINA ISABEL ROTHSCHILD
    También existen los ignorantes. Los que no saben lo que dicen. Para muestra, he aquí algunos comentarios de ellos.

    “La verdad no conocía a estos “CAM”. El extremismo del “todos están equivocados excepto nosotros” es más viejo que la manzana. Los de la CAM, por lo que usted trae, son, disculpe, unos estúpidos necios soberbios. Y así habría que dejarlo claro. Sí, completamente de acuerdo con la opinión que tiene Lector Anónimo sobre estos personajes, son unos idiotas, necios y soberbios. Unos de los curas que ellos creían que era uno de los últimos válidos es el padre Payá (payaso) un viejo cura jesuita de Guatemala que ya hace unos cinco años ha muerto y ahora en Guatemala no queda más nada de eso, solo una capillita en donde se dedican a realizar una para-liturgia dominical dirigida por un beatón que dejó el cura Payá. Lo malo de CAM es que raya en lo tonto y suicida. Son como aquellos judíos que, ante el avance de los griegos prefirieron quedarse a morir antes que luchar como los Macabeos. O peor, no es martirio, es quietismo. Ojalá que algunos hayan recapacitado.”

    Y hay otros con menos prejuicios, como es el caso de Raúl Miguel en Argentina quien tiene un blog [www.sursumcordablog.blogspot.com] y quien me manda las siguientes líneas: “Estimado Wulfrano, es para mí un gran honor saber de usted. Cuando en el año 2006 visité por vez primera CAM fue el primer paso a mi conversión. Le escribí entonces una carta pero lamentablemente no le llegó. Sepa que aunque discrepo con usted en varias cosas, le tengo un gran aprecio y lo recuerdo en mis oraciones. Suyo en Cristo, Raúl Miguel.”

    Seguramente que una de las cosas en que discrepa es que el hombre es Thuco. Los Thucos administran sacramentos exteriormente católicos pero interiormente falsos. No es posible que haya una jerarquía válida procedente de un hombre que estaba tocado de sus facultades mentales. El caso es que hoy vivimos en un desierto. Sacramentos católicos válidos prácticamente no existen. Hoy, más que nunca, dependemos de la Misericordia Divina. El Apocalipsis habla de una mujer (la Iglesia a que se refiere San Atanasio) que es obligada a huir al Desierto (donde no hay sacramentos ni vida social) y donde evita el vómito (las herejías del Concilio Vaticano II) que sale del hocico del Dragón (Lucifer).

    Nuestra situación ―sin quererla ni deberla sino tan sólo temerla― es parecida a la situación del ignorante invencible, respecto del cual S.S. el Papa Pío IX dice lo que sigue.

    S.S. Pío IX, Carta Encíclica “Quanto confiamur moerore”, 10 de agosto de 1863.

    «Y aquí, queridos Hijos nuestros y Venerables Hermanos, es menester recordar y reprender nuevamente el gravísimo error en que míseramente se hallan algunos católicos, al opinar que hombres que viven en el error y ajenos a la verdadera fe y a la unidad católica pueden llegar a la eterna salvación. Lo que ciertamente se opone en sumo grado a la doctrina católica. Notoria cosa es a Nos y a vosotros que aquellos que sufren IGNORANCIA INVENCIBLE acerca de nuestra santísima religión, que cuidadosamente guardan la ley natural y sus preceptos, esculpidos por Dios en los corazones de todos y están dispuestos a obedecer a Dios y llevan vida honesta y recta, pueden conseguir la vida eterna, por la operación de la virtud de la luz divina y de la gracia; pues Dios, que manifiestamente ve, escudriña y sabe la mente, ánimo, pensamientos y costumbres de todos, no consiente en modo alguno, según su suma bondad y clemencia, que nadie sea castigado con eternos suplicios, si no es reo de culpa voluntaria. Pero bien conocido es también el DOGMA CATÓLICO, a saber, que NADIE PUEDE SALVARSE FUERA DE LA IGLESIA CATÓLICA, y que los contumaces contra la autoridad y definiciones de la misma Iglesia, y los pertinazmente divididos de la unidad de la misma Iglesia y del Romano Pontífice, sucesor de Pedro, “a quien fue encomendada por el Salvador la guarda de la viña”, no pueden alcanzar la eterna salvación.»

    ¿Oíste eso? “…por la operación de la virtud de la luz divina y de la gracia…” Si los inculpablemente ignorantes de la verdadera religión tienen esa oportunidad, pienso que también nosotros ―los desprovistos inculpablemente de sacramentos― tenemos la misma oportunidad “…por la operación de la virtud de la luz divina y de la gracia…”

    El caso es que algo está sucediendo que rebasa los linderos de lo creíble. En estos momentos, en Internet, opera un sitio web [www.hebrewcatholic.org] integrado por judíos católicos. Oíste bien. Judíos católicos. Te recomiendo lo visites. Es indudable que el Señor ya viene a convertirlos.

    Su Infinita Misericordia resplandecerá en breve sobre las almas de sus hermanos y hermanas de sangre, los amados hebreos judíos de los últimos tiempos. S.S. el Papa Pío XII previó este suceso y sabiamente excomulgó en 1949 al R. P. Leonardo Feeney, S.J., por su obstinación en no tomar en cuenta esa Misericordia Infinita que rebasa todos los límites humanos. A continuación inserto el texto del Oficio de Excomunión.

    CARTA DE LA SAGRADA CONGREGACIÓN DEL SANTO OFICIO AL ARZOBISPO DE BOSTON MASSACHUSETTS, USA, 8 de agosto de 1949.

    Estamos obligados por la fe católica y divina creer todas las cosas contenidas en la palabra de Dios, ya sea en las Sagradas Escrituras o en la Tradición y que son propuestas por la Iglesia para ser creídas como divinamente reveladas, no sólo a través de la solemne declaración sino también por medio de Su oficio de enseñar ordinario y universal. Ahora bien, entre todas las cosas que la Iglesia ha siempre predicado y nunca dejará de predicar es lo contenido en esa declaración infalible por la cual se nos instruye que no existe la salvación fuera de la Iglesia Católica. Sin embargo, este dogma debe ser entendido en el mismo sentido que lo entiende la Iglesia. Puesto que no fue para juicio privado que Jesucristo nuestro señor manifestó las verdades contenidas en el depósito de la fe, sino para que fueran contenidas por la autoridad de enseñar de la Iglesia. Ahora bien, en primer lugar, la Iglesia enseña que en esta materia existe una cuestión de la más estricta orden de Jesucristo. Puesto que El explícitamente ordenó a sus apóstoles el predicar a todas las naciones la práctica de todas las verdades que El mismo ha ordenado. Ahora, bien, uno de los mandamientos de Dios, el cual no ocupa un último lugar, es por el cual estamos obligados a pertenecer por medio del Bautizo al cuerpo místico de Jesucristo, es decir la Iglesia Católica, y pertenecer unidos a Jesucristo y su Vicario, por medio del cual El mismo de una manera visible gobierna a la Iglesia en este mundo. Por lo tanto nadie se salvará quien a sabiendas de cuál es la Iglesia divinamente establecida por Jesucristo, se niegue someterse a Ella y rechazare la obediencia debida al Soberano Pontífice, vicario de Jesucristo en la tierra. No sólo ordenó, Jesucristo nuestro señor, que todas las naciones deberían de pertenecer a la Iglesia Católica, sino que también declaró a la Iglesia como medio de salvación, sin la cual nadie puede entrar al reino de la gloria eterna. En su Infinita misericordia Dios ha deseado, que los efectos necesarios para que alguien se salve, es decir esos medios de salvación los cuales están dirigidos a la salvación del hombre como su fin último, no por necesidad intrínseca sino por institución divina, pueden también ser obtenidos en ciertas circunstancias, cuando estos sean utilizados sólo como un “deseo persistente”. Esto lo vemos claramente establecido en el Concilio de Trento, tanto en referencia al sacramento del Bautismo como en referencia al Sacramento de la Penitencia. Lo mismo debe declararse de la Iglesia en su propio nivel, en cuanto a que Ella es el medio general de salvación. Por lo tanto, para que alguien pueda obtener la salvación de su alma, no se requiere siempre, que ese alguien sea actualmente incorporado a la Iglesia como miembro, sino que es necesario que por lo menos esté en unión con la Iglesia por el deseo persistente de así serlo. De cualquier forma, el `deseo’ no necesita ser siempre `explicito’, como lo es en los catecúmenos; pero cuando una persona está envuelta en una ignorancia invencible, Dios acepta de igual forma un `deseo implícito’, así llamado porque está incluido dentro de esa buena disposición del alma por medio de la cual una persona desea que su voluntad sea conforme a la voluntad de Dios. Estas enseñanzas están claramente manifiestas en la carta dogmática emitida por el Soberano Pontífice, Papa Pío XII, el 29 de Junio de 1948, sobre “El Cuerpo Místico de Jesucristo”. Puesto que en esta encíclica, el Papa claramente distingue entre quienes están actualmente incorporados a la Iglesia como miembros, y quienes pertenecen a esta sólo por el `deseo’ de así serlo. Discutiendo acerca de cuáles son los miembros que pertenecen al Cuerpo Místico en el mundo, el mismo Pontífice dice: “En realidad sólo aquellos, quienes han sido bautizados y profesan la fe verdadera y quienes no han tenido la mala fortuna de separarse ellos mismos de la unidad del Cuerpo, o han sido excluidos por la autoridad legítima por alguna falta grave cometida, deben ser considerados como miembros de la Iglesia”. En uno de los párrafos finales de esta misma encíclica, cuando de una manera mucho más afectiva invita a la unidad a aquellos que no pertenecen al cuerpo de la Iglesia Católica, menciona a aquellos que “están relacionados al cuerpo místico del Redentor por una cierta emoción fuerte de deseo inconsciente”, a estos por ningún motivo, los excluye de la salvación eterna, sino que por el contrario establece que estos están en la condición “en la cual no pueden estar seguros de su salvación”, puesto que “ellos aún permanecen privados de todos esos beneficios celestiales y gracias que sólo pueden disfrutarse dentro de la Iglesia Católica”. Con estas sabias palabras rechaza a ambos, aquellos que excluyen de la salvación eterna todos los unidos a la Iglesia Católica sólo por el deseo implícito, y a aquellos que falsamente afirman que el hombre puede salvarse de la misma manera en cualquier religión. Mas no se debe enseñar que cualquier tipo de `deseo’ de pertenecer a la Iglesia es suficiente para que uno pueda salvarse. Es necesario que el deseo por el cual se relaciona a la Iglesia sea animada por la caridad perfecta. Ni puede un deseo implícito producir sus efectos, a menos que la persona tenga la fe sobrenatural “porque quien se acerque a Dios debe creer que Dios existe y El recompensara a quienes lo buscan”. EL Concilio de Trento declara: “La fe, es el principio de la salvación del hombre, el fundamento y raíz de toda justificación, sin la cual es imposible agradar a Dios y obtener el título de hijos adoptivos de Dios”. Por lo tanto dejad que aquellos quienes, peligrosamente se enfrenten contra de la Iglesia, seriamente mantengan en mente que después de que “Roma ha hablado” no pueden haber excusas aún por razones de buena fe, ciertamente, su unión y obligación de obediencia a la Iglesia es mucho más grave que la de aquellos quienes aún no están relacionados a la Iglesia “sólo por un deseo inconsciente”. Dejadlos que se den cuenta que son hijos de la Iglesia, amorosamente nutridos con el alimento de su doctrina y sacramentos, y por lo tanto, habiendo escuchado la voz clara de su Madre, no pueden ser excluidos de la ignorancia culpable, y por lo tanto a ellos se aplica sin ninguna restricción el principio que establece: “La sumisión a la Iglesia y al Soberano Pontífice es necesaria para la salvación”.

    Los que no tienen perdón de Dios son los hipócritas que ves abajo a la izquierda. Son brujos disfrazados de clérigos católicos. Reconocerás a Benedicto XVI en sus tiempos de perito en el Concilio Vaticano II. Quiero que te fijes muy bien en la fotografía de la segunda hilera, la primera de izquierda a derecha. Arriba al fondo, contra la pared verás un crucifijo, junto con el Cristo, volteado al revés. Es el crucifijo que usaban los brujos de la Edad Media en sus aquelarres. Ahora observa la fotografía del lado derecho. ¡Qué contraste con el verdadero Crucifijo al cuello que traían nuestros gloriosos mártires Cristeros mejicanos de 1926-1929!

    ¡Y pensar que hay burros que piensan que todos se van a salvar! ¡Sí, cómo no! ¡En el Cielo, lado a lado, van a estar juntos, adorando a la Santísima Trinidad, los Brujos del Concilio Vaticano II (izquierda) y los Mártires Cristeros Mejicanos (derecha)!
    Mientras las Bestias del Infierno que ves a la izquierda redactaban esquemas blasfemos y textos heréticos para que los aprobaran y firmaran los 4,500 Obispos Buenos para Nada que asistieron al Concilio vaticano II, los santos heroicos mártires Cristeros mejicanos que ves a la derecha derramaron su sangre para legarnos décadas más de verdadera Religión Católica y escribieron cartas como la que ves a continuación.
    CARTA DE UN CRISTERO DIRIGIDA A SU ESPOSA
    “Mi querida esposa: El lápiz se me cae de la mano, no sé si escribirte o no hacerlo: digo esto porque si te escribo, quizá vaya a aumentar tus dolores; si no te escribo te formarás el concepto de que no te amo, de que no me acuerdo de ti ni de esos hijos tesoro de mi existencia por quienes he derramado abundantes lágrimas. Voy a decirte: ¿Tendrás valor para escucharme? El 27 de abril de 1927 salí como te dije en una carta que a México te escribí de Tepalcatepec, y creo que recibirías, salí de San Isidro a Coalcomán a verme con don Guadalupe Lucatero, con el objetivo de arreglar el asunto del ganado que tú supiste; pero a mi llegada a dicho lugar, encontré que el señor Lucatero andaba levantado en armas, y una multitud, por no decir que todos, lo secundaron, inclusive el señor que tu sabes. Llegar yo y ver aquel regocijo, que el pueblo en masa aclamaba a Cristo que expuesto en la Custodia veía quizá con sonrisa placentera el entusiasmo de sus hijos deseosos de su Dios, al que hombres sin conciencia querían expulsar de las iglesias, de los hogares, etc. Ver yo aquel alboroto y sentirme entusiasmado, todo fue uno. La sangre hervía en mis venas, ¿y? ¿Quieres que te diga?, ¿no te enojas?, hubo unos instantes que me olvidé de mi esposa y de mis hijos, y henchido de febril entusiasmo también yo salí y grité con toda la fuerza de mis pulmones: “¡VIVA CRISTO REY!” -Desde ese instante soy soldado de Cristo, y ya verás que tu esposo no rayando a sus sirvientes, no tratando de ganados, no haciendo negocios, sino lo verás con el arma en la mano defendiendo la fe de mi esposa, de mis hijos y la mía. ¿No es esto una prueba del amor que te tengo?… Aquí estoy cumpliendo con un deber de cristiano, y abrazado con una cruz tan pesada que apenas puedo con ella. ¡Cuántas cosas! Hambres, fríos, persecuciones y calumnias, pero lo que más me duele y hace sufrir, es el recuerdo de ustedes… ¡Sé que sufres mucho, querida mía, tú, no acostumbrada a ningún contratiempo de la vida, la única en tu casa y tratada siempre con el mayor esmero! Y ahora ser yo el autor de tus sufrimientos. ¡Pero que digo, si sé que también eres cristiana y secundarás mi obra en forma distinta! Yo con el arma y tú con la resignación, yo tostado del sol y hambriento y tú con tus plegarias, estamos fundidos en el mismo crisol trabajando por el mismo ideal y nuestra vista fija en el mismo punto… Dios… Imagínate que hay veces que tenemos combates que duran sin cesar 24 horas y que a diestro y siniestro caen sin vida nuestros valientes soldados. Muchos han muerto en mis brazos y al morir ¿sabes cuál es su última palabra?: “¡VIVA CRISTO REY!” Y enseguida van a recibir su palma a la Gloria… Yo tengo la esperanza de verlos a ustedes aquí en la tierra, pero si muero ten el valor de la señora Gutiérrez” -doña Carmen Alfaro Madrigal viuda de Navarro Origel – “No me llores, por el contrario ofrece a Dios el sacrificio de mi vida, y ¡vive Dios! que si me pierdes en la tierra me tendrás más solícito velando por ustedes en el Cielo. Desde aquella mansión de paz rogaré por ustedes y por todos aquellos que le hagan bien… Por acá se habla de arreglos; ojalá, ojalá y esto sea como lo hemos pedido. Nosotros no cejaremos ni un momento: vencer o morir, así lo hemos pretendido, ofrecido con juramento, y de no ser como lo hemos pretendido, que Dios mejor me quite la existencia. Te abrazo desde estas regiones desoladoras, y aunque personalmente no estoy con ustedes, sí estoy con pensamiento y los ideales. No te he abandonado, estoy contigo; pero una fuerza superior e irresistible me obliga a dejarlos. Hay algo más grande que la esposa, los hijos y los bienes, y es Cristo por quien lucho, por quien sufro, por quien se debe dejar lo más querido de este mundo. Tocó mi corazón una vez, otra más, y entonces corrí como Saulo y le dije: “¿que quieres, Señor de mí?” “Anda” me dijo, “defiéndeme porque mis enemigos me acosan”. Sin esperar más y sin vacilación ninguna, dejé cuanto tenía: intereses, negocios, y lo más grande, lo más querido: mi esposa y mis hijos. Es muy dulce sufrir por CRISTO REY. En nuestros sufrimientos tenemos mucho de consolador. Sabemos que nos dicen: bandidos, salteadores, en fin un cúmulo de calumnias. Pero ¿qué importa?, también a Cristo lo calumniaron, ¿y no El mismo ha dicho: “bienaventurados los que padecen persecución por la justicia?”… Por mi no te aflijas, al contrario, vive satisfecha de tu esposo. No te preocupes por el porvenir. Dios estará contigo. ¿Crees que dejará a la familia del que todo lo dejó por El? Imposible. Ya tengo hecho mi pacto con Dios: casi a diario, por no decir todos los días, lo recibo en mi pecho y todo se reduce a hablarles a ustedes… A mis hijos, hazles ver que si los dejé, fue por Dios, no vayan a creer que fueron abandonados por otra causa. Háblales siempre de Dios… Adiós, mi querida compañera, único depósito de mis sinsabores y dichas; contigo abrazo a mis queridos hijos y sabes que si no nos vemos en la tierra, viviré para ustedes en el cielo. Tu esposo, José María Fernández. Dios y mi derecho. ¡VIVA CRISTO REY! ¡VIVA NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE! ¡VIVA EL PAPA!”
    [Nota del Editor.- El autor de la carta transcrita, José María Fernández, murió en combate el día 9 de Mayo de 1929.]
    ¿Te das cuenta? José María Fernández Le preguntó: “¿Que quieres, Señor de mí?” Y el Señor le respondió: “Defiéndeme porque mis enemigos me acosan”. ¿Te das cuenta? El Señor tiene enemigos. El Salvador del mundo tiene enemigos. ¿Lo puedes creer? Lo creas o no… es cierto. Dios tiene enemigos. El primero fue Lucifer, seguido por Satanás y luego Belcebú. Etc. Pues bien… es nuestra obligación defender a Cristo Rey y a María Reina de sus enemigos.
    Estamos en guerra. Una guerra sin cuartel. Una guerra donde el Honor Divino debe ser protegido y los enemigos de Dios deben ser derrotados. Por ejemplo, al blasfemo hay que taparle el hocico. Y si él mismo se lo destapa para seguir blasfemando, entonces debemos triturarlo hasta mandarlo al Infierno. ¡Sí! Que nadie te engañe: ¡ESTAMOS EN GUERRA!
    «Entretanto, sucedió que un hijo de cierta mujer israelita, que le había tenido de un egipcio, saliendo de entre los hijos de Israel, trabó una riña en el campamento con un israelita. Y habiendo blasfemado y maldecido el nombre santo, fue conducido a Moisés (llamábase la madre Solomit, hija de Dabri, de la tribu de Dan); y metiéronle en la cárcel, hasta saber lo que ordenaba el Señor. El cual habló a Moisés, diciendo: Saca ese blasfemo fuera del campamento, y todos los que lo oyeron pongan sus manos sobre la cabeza de él, y apedréele todo el pueblo. Y dirás a los hijos de Israel: El hombre que maldijere a su Dios, pagará la pena de su pecado; muera irremisiblemente el que blasfemare el nombre del Señor; acabará con él a pedradas todo el pueblo, ora sea ciudadano ora extranjero. Quien blasfemare el nombre del Señor, muera sin remedio.» [Levítico XXIV, 10-16.]
    En Internet, veamos cuáles son los nidos de hipócritas que se dicen ser amigos de Nuestro Señor y que, en realidad, son sus enemigos… porque los amigos de Sus enemigos son Sus enemigos.
    A. http://www.messe.forumactif.net Estos cabrones son franco-canadienses. Sueñan con el retorno de la Iglesia a los tiempos en que fue católica. Mientras tanto, ellos y ellas son el Papa, los Obispos y los Sacerdotes.
    B. http://www.foicatholique.cultureforum.net Estos cabrones son franceses. Traen la locura de que la Iglesia actual es católica materialmente pero no formalmente.
    C. http://www.docteurangelique.forumactif.com Estos cabrones son franceses. Están enamorados de Benedicto XVI y de las 4 ratas que lo precedieron en el trono papal.
    D. http://www.forum-religions.com Éstos son franceses y están enamorados de todas las religiones.
    E. http://www.sursumcordablog.blogspot.com Éstos son argentinos y son Thucos, es decir, Thucolocos.
    F. http://www.phpbbserver.com/micael/index.php?mforum=micael Éstos son franceses y tienen como líder a un loco Lafiebrista de nombre Sins que se cree diácono de verdad.
    G. http://www.catholicforum.fisheaters.com Éstos son norteamericanos y participan en los debates todos borrachos y tatuados. Son blasfemos crudos.
    H. http://www.lesamisdejesus.forumactif.net Estos pendejos son franceses, adoran a Juan Pablo II y a Benedicto XVI, y nada quieren saber de la Verdad… es decir, de que la Iglesia Ex Católica ahora Montiniana es una puta.
    Mas, sin embargo, debo reconocer que, a título de excepción, en los sitios Web arriba anotados puede haber personas muy adelantadas en el camino de la virtud, la perfección espiritual y la santificación. A esas personas yo las felicito y las envidio. En lo que a mí toca, yo sé perfectamente bien qué clase de basura soy yo. No necesito que nadie me lo diga. Pero, por otra parte, repito, estos no son tiempos de paz. Son tiempos de guerra. Nuestros enemigos nos han robado todo lo que teníamos de católico: Misa, Sacramentos, Doctrina, Tradición y Clero. Es nuestra obligación luchar contra nuestros enemigos que manejan la mentira, la hipocresía y el odio velado a Nuestro Señor. En México, tenemos el ejemplo de los Cristeros. En Francia, tenemos el ejemplo de los héroes de la Vendée.
    Salomón dice que hay tiempo de paz y hay tiempo de guerra. Recordemos la gloriosa historia de nuestra Iglesia Católica. Hubo tiempo de paz y hubo tiempo de guerra. El tiempo de paz produjo santos de claustro, convento, monasterio, castillo, diócesis, tierras de misión y domicilio. El tiempo de guerra exigió las Cruzadas, la limpia de musulmanes que hicieron los Reyes Católicos Fernando e Isabela en España, la expulsión de los Ingleses de Francia por Santa Juana de Arco, la Batalla de Lepanto, la lucha de la Santa Inquisición en contra de herejes, brujos y judíos infiltrados en la jerarquía de la Iglesia, los levantados en armas en La Vendée en contra de los esbirros masónicos de la Revolución Francesa, los levantados en armas en la provincia mejicana en contra de los esbirros masónicos de Plutarco Elías Calles y los levantados en armas en España en contra de los esbirros comunistas que combatió con éxito Francisco Franco.
    Salvo las excepciones anotadas, tuvimos una larga época de paz desde el Concilio de Trento hasta Pío XII. Pero ahora, como nos dice la Virgen de La Salette, es necesario volver a la lucha, pero esta vez con armas intelectuales, en contra de la infiltración, la blasfemia, el sacrilegio y en contra de la demolición de la Iglesia perpetrada por Pablo VI, Juan Pablo II y Benedicto XVI.
    ¿Con qué autoridad digo estas cosas? Las digo con la autoridad que me da ser testigo ocular de un milagro eucarístico.
    En 1993, vino a Tijuana el P. Feliciano Chávez Nolasco, un sacerdote mejicano ordenado en 1959, y celebró la Misa de San Pío V en latín en la sala de mi casa. Al “Agnus Dei”, vuelto hacia nosotros, se quedó sin moverse un minuto y con los ojos cerrados. De la blanca hostia que sostenía entre sus dedos índice y pulgar de la mano derecha, salió una luz parecida al Sol cuando éste, al crepúsculo, se pone en el horizonte al atardecer. Tomé una fotografía a colores del suceso, es decir, de la luz redonda tridimensional rojiza-amarillenta-anaranjada que salió de la hostia consagrada. Tengo, pues, en mis manos, en estos momentos, la prueba fotográfica de este milagro eucarístico. Y en todo el mundo no hay otra prueba igual.
    Solamente en la Iglesia Católica se dan los milagros.
    Solamente en la Iglesia Católica hay salvación.
    Solamente la Iglesia Católica es el Cuerpo Místico de Cristo.
    A este Cuerpo debe pertenecer toda alma que aspira a recibir los frutos de la Redención.
    Cuando digo Iglesia Católica me refiero a la Iglesia Católica Pre-Conciliar que corre desde San Pedro hasta el Papa Pío XII inclusive. En cierta ocasión, en 1939, el Cardenal Eugenio Pacelli, antes de ser electo Papa, dijo: “Estoy obsesionado por las confidencias de la Virgen a Lucía, la niña de Fátima. La obstinación de Nuestra Señora ante el peligro que amenaza a la Iglesia es una advertencia Divina contra el suicidio que supondría la alteración de la fe en su liturgia, su teología y su alma. Escucho a mi alrededor a los innovadores que quieren desmantelar la Capilla Sagrada, destruir la llama universal de la Iglesia, rechazar sus ornamentos, hacer que se arrepienta de su pasado histórico. Pues bien, tengo la convicción de que la Iglesia de Pedro debe asumir su pasado o de lo contrario cavará su tumba.” ¡Qué ciertos resultaron los temores de S.S. el Papa Pío XII! Hoy, la Iglesia es una Iglesia que se suicidó cuando alteró la Fe en su liturgia (nueva Misa Protestante y nuevos Sacramentos masónicos), en su Teología (ya no es la Suma Teológica de Santo Tomás de Aquino sino los Disparates Humanistas de Paulo VI) y en su alma (sin la Gracia Divina el alma humana está muerta).
    En estas circunstancias dolorosas, es preciso reconocer que Dios Nuestro Señor Jesucristo sigue actuando, pero ahora solo y sin intermediarios, es decir, directamente en las almas. ¿No me crees, verdad? Pues bien. El Presidente de Rusia, Dimitri Medvedev y el Primer Ministro de Rusia, Iván Putin, son devotos de la Santísima Siempre Virgen María. Al primero lo han visto besando con reverencia un icono de Nuestra Señora y al segundo lo han visto encender un cirio dentro de la catedral de Santa Sofía, uno de tantos templos a los cuales el gobierno ruso da dinero para su mantenimiento y reconstrucción después de los daños y destrozos que les causó el régimen comunista ateo de Stalin.
    La razón por la cual Nuestro Señor actúa solo ahora es porque la que fue su Iglesia anda muy ocupada hoy en sentar las bases para la consolidación de una Nueva Religión Mundial. En Asís, en Octubre de este año, el Primer Jinete del Apocalipsis, un tal llamado Benedicto XVI, en unión de otros líderes religiosos, elevará plegarias por la paz del mundo a un dios nuevo, un dios desconocido, un dios a quien el Dragón Satanás dará todo su poder.
    San Juan, en el Apocalipsis VI-2, ya nos habla del primero entre cuatro jinetes. Lo describe vestido de blanco, montado en un caballo color blanco, portando en la cabeza una corona blanca y sosteniendo un arco blanco. Es decir, San Juan, con 2,000 años de anticipación, nos habla del falso Papado católico que pretende parecerse a los auténticos vicarios de Cristo. Al respecto, Benedicto XVI viste todo de blanco, monta un papamóvil color blanco, en la cabeza lleva una mitra color blanco y sostiene un crucifijo de plata con los brazos caídos haciendo el efecto de un arco color blanco.
    El Primer Jinete del Vaticano en utilizar el crucifijo en forma de arco con los brazos caídos fue la Bestia Montini. Este animal que llevó el nombre de Pablo VI era tan depravado intelectualmente que los comunistas ateos de Italia lo amaban y el día que murió hicieron circular un Manifiesto de condolencias.
    ¿Tú crees que Nuestro Señor Jesucristo va a tener como vicario suyo a un comunista ateo judío masón talmudista blasfemo infiltrado satanista iconoclasta demoledor de la Iglesia como lo fue Pablo VI? No me hagas reír contestando que sí. ¿Ya ves por qué insisto en que la Sede Papal es una Sede Finita que pasó a la historia y que es Nuestro Señor Jesucristo mismo en persona quien ahora está actuando sin ninguna intermediación e incorporando directamente a su Cuerpo Místico a quien Él quiere?
    Y junto con la Iglesia se acabó todo. Se acabó la música clásica (en su lugar ruido satánico infernal), la escultura (en su lugar adefesios horrendos irreconocibles), la pintura (en su lugar la fotografía pornográfica), la arquitectura (en su lugar cubos de concreto informes), la literatura (en su lugar crónicas de narcotraficantes), la filosofía (en su lugar el subjetivismo ego-centrista), la teología (en su lugar el humanismo naturalista), la familia (en su lugar el divorcio y el aborto), la nación (en su lugar el Estado Mundial).
    Antes era un placer sencillo el poder comunicarnos con el prójimo. Hoy es una tortura mental. ¿Por qué? Porque no hay caridad. No hay amor al prójimo. No hay amor a Dios. Antes, como dice el Génesis: “El Espíritu de Dios se movía sobre las aguas.” Hoy, sobre las aguas, no es el Espíritu de Dios el que se mueve… se mueven otros espíritus que envenenan las más elementales relaciones humanas.
    Por si fuera poco esta decadencia, detrás de un velo misterioso se esconden personajes de la Banca, la Industria, el Comercio y la Política Internacional que, como albañiles, edifican la Ciudad del Anticristo en forma de pirámide coronada por el Ojo de Lucifer.
    En estas condiciones, exclamamos: “¡La paz del Señor sea siempre con nosotros!”
    Al hablar de velos misteriosos, hay uno en particular en el orden eclesiástico, tal vez el más engañoso. Es el velo de la Iglesia Thucquista. Esta trampa del Infierno es típicamente asiática. En las selvas del Vietnam, los vietnamitas atrapan la presa sin ningún esfuerzo. Cavan en tierra un hoyo amplio y profundo, lo tapan y disimulan con tiras de caña y hojarasca y aguardan el paso de un animal cuyo peso vence las tiras y la hojarasca y cae en el hoyo cavado. Lo extraen y se comen el animal que sea. Puede ser una víbora, un jabalí o una rata. Pues bien, muchos católicos, decepcionados con los montinianos y los lafiebristas, buscando mejores oportunidades económicas y de convivencia social, cayeron en la trampa thucquista, disfrazada de católica.
    a) Hasta el más ignorante sabe que los obispos consagrados por el Obispo Thuc son falsos ya que Thuc no tenía autoridad para consagrar a nadie, en virtud de que no era Obispo domiciliario con una diócesis y por lo tanto carecía de jurisdicción.
    b) Además, a la muerte de un Papa la Sede queda Vacante y cualquier innovación queda prohibida, es decir, suspendida, es decir, sin efecto jurídico, es decir, nula.
    c) En cuanto a su estabilidad racional, emotiva y psicológica en general, Thuc en un principio reconoció la autoridad de Pablo VI, luego se sustrajo y finalmente se sometió a ella.
    d) Thuc celebró la Misa falsa de Montini y consagró obispo$ y ordenó sacerdote$ que pagaran bien el $ervicio.
    e) En resumen, no habiendo Papa católico verdadero ocupando visiblemente la Silla Papal, ningún obispo puede ser consagrado y ningún sacerdote puede ser ordenado válida y lícitamente hasta que lo haya. Ésta es la Ley de la Iglesia.
    La facilidad con que se engaña a la chusma no debe sorprendernos por cuanto la chusma es ignorante. Ignora todo. Jamás en su vida se tomó la molestia de leer la Biblia de principio a fin. Si lo hubiera hecho, hubiera podido hacer una correlación entre la Biblia y los acontecimientos diarios en el mundo de la política, la economía, la religión y la ciencia.
    Ahora bien, el problema básico que tenemos los católicos de los últimos tiempos es que nuestros comentaristas católicos apocalípticos murieron hace más de cien años y no les tocó ver a cinco “Papas” falsos pero con poder real, ni les tocó ver un Concilio Vaticano II que llenó el estómago de la Iglesia con el sutil veneno de la herejía, ni les tocó ver un Vaticano invadido por logias masónicas que funcionan dentro de él, ni les tocó ver la NUEVA MISA MONTINIANA QUE ES UNA BURLA MASÓNICA ANGLICANA LUTERANA JUDÍA DE LA VERDADERA MISA, ni les tocó ver cómo en Asís el “Papa” se junta con jefes de otras religiones para rezarle al Diablo, ni les tocó conocer el Código de Barras que marca todo producto comercial y toda persona moral, ni les tocó presenciar el descubrimiento de la bomba atómica ni del aparato televisor ni del microchip, etc. Por eso debemos nosotros mismos tratar de establecer una correlación directa entre las noticias del día y el texto bíblico, específicamente el texto del Apocalipsis.
    Por ejemplo, en Apocalipsis XVII 9-11 se dice: “Aquí hay un sentido que está lleno de sabiduría. Las siete cabezas, son siete montes, sobre los cuales la mujer tiene su asiento, y también son siete reyes. Cinco cayeron, uno existe, y el otro no ha venido aún…”
    • “Las siete cabezas son siete montes sobre los cuales la mujer tiene su asiento…” Es decir, la mujer o Iglesia, tiene su sede geográfica en Roma, en la ciudad de los siete montes o colinas.
    • “… y también son siete reyes.” Los Papas son reyes o monarcas de la Iglesia.
    • “Cinco cayeron, uno existe, y el otro no ha venido aún…” Cinco Antipapas (Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II y Benedicto XVI) hicieron caer a la Iglesia en la Apostasía; uno existe (el sucesor de Ratzinger) y el otro no ha venido aún.
    Tienen suerte estos malditos Antipapas asquerosos porque no les faltan defensores, a pesar que son luteranos por cuanto consagran el pan y el vino con las mismas palabras de Lutero, firman acuerdos doctrinales con luteranos y llaman “hermanos separados” a esos malditos herejes anti-marianos. Un amigo mío francés concuerda conmigo y añade lo siguiente: «Je déteste aussi les blagues stupides des damnées, les mensonges des Montiniennes, l’hypocrisie des Lafièvristes et la folie des Thucquistes!»
    Lo que he podido observar es que los Montinianos adoran a los falsos Papas, los Lafiebristas los toleran y los Thucos adoran, no a los falsos Papas, sino a sus falsos Obispos y falsos sacerdotes. O sea, todos viven en el mundo de la mentira o de la fantasía. Por eso no pueden zafarse del yugo del Demonio.
    Es una lucha sin cuartel. El Diablo, si no te pesca con la red del Montinianismo, te atrapa con la red del Lafiebrismo o del Thucquismo. Nuestro Señor es la Verdad. Quien no ama la Verdad es enemigo de Nuestro Señor. Nuestra labor como CAM (católico anti montiniano) es destripar sin piedad a sus enemigos. Recuerda el siguiente párrafo escrito por el Cristero José María Fernández: “… pero una fuerza superior e irresistible me obliga a dejarlos. Hay algo más grande que la esposa, los hijos y los bienes, y es Cristo por quien lucho, por quien sufro, por quien se debe dejar lo más querido de este mundo. Tocó mi corazón una vez, otra más, y entonces corrí como Saulo y le dije: “¿que quieres, Señor de mí?” “Anda” me dijo, “defiéndeme porque mis enemigos me acosan”. Sin esperar más y sin vacilación ninguna, dejé cuanto tenía: intereses, negocios, y lo más grande, lo más querido: mi esposa y mis hijos. Es muy dulce sufrir por CRISTO REY. En nuestros sufrimientos tenemos mucho de consolador. Sabemos que nos dicen: bandidos, salteadores, en fin un cúmulo de calumnias. Pero ¿qué importa?, también a Cristo lo calumniaron, ¿y no El mismo ha dicho: “bienaventurados los que padecen persecución por la justicia?”…”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s